El secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, hablando sobre el derecho de huelga en Estambul, enero de 2018

El secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, hablando sobre el derecho de huelga en Estambul, enero de 2018

Trabajadores en SIO AUTOMOTIV

Trabajadores en SIO AUTOMOTIV

Trabajadores en Eskisehir Donuk

Trabajadores en Eskisehir Donuk

El secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, hablando sobre el derecho de huelga en Estambul, enero de 2018 Trabajadores en SIO AUTOMOTIV Trabajadores en Eskisehir Donuk

Turquía: 130.000 trabajadores metalúrgicos decididos a ir a la huelga

17.01.2018

Después de que los sindicatos rechazaran la última oferta de los empleadores, los trabajadores metalúrgicos turcos se preparan para la huelga en unos 180 lugares de trabajo, incluidas importantes empresas multinacionales como Renault, Bosch, Fiat.

La industria del metal en Turquía se caracteriza por bajos salarios, muchas horas de trabajo, elevados índices de accidentes profesionales, excesivos beneficios y tasas de productividad muy altas. Y, según la investigación realizada por Birlesik Metal-Is, debido a los bajos salarios en la industria, el 85 por ciento de los trabajadores metalúrgicos están endeudados.

Tras las protestas generalizadas de mayo y junio de 2015, la negociación colectiva sectorial en la industria metalúrgica turca se inició a comienzos de octubre de 2017, entre los tres sindicatos Birlesik Metal-Is, Celik-Is and Türk Metal y MESS, la Asociación de Empleadores de la Industria del Metal.

Los sindicatos exigieron aumentos sustanciales de los salarios, prestaciones sociales, pagos de notificación y por despido, trabajo en horas extraordinarias y de noche, vacaciones pagadas, mejores medidas de salud y seguridad, y cobertura de salud complementaria mediante un convenio colectivo bienal. En cambio, MESS ofreció pocos aumentos, incluso por debajo de la tasa de inflación, con un convenio trienal.

Como las negociaciones fracasaron a principios de diciembre de 2017, los tres sindicatos notificaron un conflicto y emprendieron acciones de advertencia, incluida la no realización de horas extraordinarias De conformidad con la legislación turca, se designó un mediador oficial, pero no se pudo resolver el conflicto. El informe de los mediadores se publicará pronto.

La última oferta de MESS fue rechazada por los tres sindicatos el 11 de enero. Birleşik Metal-İş calificó la oferta de “frívola” e “inaceptable”, y dijo que el empleador no había entendido claramente el mensaje. Celik-Is anunció  que “con esta oferta, MESS insistió en su error y envió una invitación a la crisis y el caos”.

De conformidad con la legislación turca, una vez que los sindicatos reciban el informe del mediador, “se puede tomar la decisión de declarar una huelga en los sesenta días siguientes a la fecha de notificación del informe sobre el conflicto, y la fecha de la huelga se debe comunicar a la otra parte con una antelación de seis días hábiles”. Los tres sindicatos han declarado públicamente que irán a la huelga.

Con el historial de prohibición de huelgas de Turquía, hay serias preocupaciones de que esta huelga seguirá el ejemplo.

La legislación sindical turca permite el “aplazamiento de huelgas”, lo que significa que una huelga legal puede ser suspendida por el Consejo de Ministros durante 60 días, mediante un decreto si es perjudicial para la salud pública o la seguridad nacional. Y “si no llega a un acuerdo antes de expirar el periodo de suspensión, la Junta superior de Arbitraje resuelve el conflicto sobre la solicitud de cualquiera de las partes en los seis días hábiles”. Esto quiere decir que los sindicatos no pueden continuar la huelga después de un “aplazamiento”, de donde se infiere una prohibición total de la huelga.

Birlesik Metal-Is organizó una conferencia sobre el derecho a la huelga el 13 de enero en Estambul, y el comité ejecutivo del sindicato decidió hacer un llamamiento a todos los demás sindicatos del sector del metal de Turquía para ir a la huelga juntos, y resistir si el Gobierno prohíbe a huelga. El sindicato también decidió hacer un llamamiento a todos los demás sindicatos del sector del metal para ir a la huelga juntos y resistir si el Gobierno prohíbe la huelga.

En su intervención en la conferencia, Valter Sanches, secretario general de la IndustriALL Global Union, dijo:

Nuestra familia sindical mundial seguirá dando su máximo apoyo a los trabajadores metalúrgicos turcos en su lucha. El derecho a la huelga es un derecho laboral fundamental y todos los trabajadores deben poder ejercerlo.

El Gobierno turco tiene que reconocer este derecho, y no obstruirlo en modo alguno.

El secretario general adjunto de la IndustriALL Kemal Özkan dice:

Los trabajadores metalúrgicos de Turquía establecen récords de producción en una industria muy rentable, pero los empleadores no quieren compartir siquiera una pequeña parte de esta riqueza con los trabajadores.

La oferta de MESS es burlarse de los trabajadores metalúrgicos, y la IndustriALL estará con ellos hasta que consigan un mejor acuerdo.