Un sindicato keniano exige empleos decentes en el sector de la automoción

13.09.2018

El sector de la automoción en Kenya está creciendo aceleradamente, y las empresas mundiales Isuzu, Nissan, Scania, Tata, Toyota, y Volkswagen amplían las cadenas de montaje. Con menos empleos permanentes y más trabajo precario, los sindicatos dicen que este crecimiento apenas beneficia a los trabajadores.

Kenya Vehicles Manufacturers monta vehículos para Tata y Scania, y Associated Vehicles Assemblers, para Toyota. La cadena de valor incluye partes, distribución y mantenimiento.

Como la unión aduanera de la Comunidad del África Oriental impone menos requisitos para hacer atractivo el montaje de vehículos en Kenya, esto ofrece una oportunidad de crecimiento al sector. Otro estímulo es la promoción de la compra de vehículos producidos localmente, en lugar de coches usados procedentes de otras partes del mundo.

Sin embargo, las reducciones de personal en el sector de la automoción son comunes, y las importaciones baratas siguen inundando el mercado. Los sindicatos afirman que los débiles mecanismos de protección en las políticas industriales y la falta de una estrategia económica integrada agravan la situación.

Para discutir los retos y las soluciones en el sector, la región del África Subsahariana de la IndustriALL Global Union organizó recientemente reuniones en Nairobi a las que asistieron afiliados, la Amalgamated Union of Kenya Metalworkers (AUKMW) y la National Union of Metalworkers of South Africa (NUMSA). Se insistió en la colaboración y el aprendizaje entre afiliados en diferentes países. Está prevista otra reunión para el año próximo, a fin de integrar a los sindicatos africanos de la automoción en la red mundial.

En las reuniones se informó de que, en 2015, VW, que recibe vehículos casi completos de Sudáfrica — sólo a falta de puertas, capós, neumáticos y otros artículos que montan cuatro trabajadores a tiempo completo — se anunciaron planes para abrir una cadena de montaje mayor con posibilidades de crear 2.000 empleos. El Gobierno incluso prometió impulsar la producción adquiriendo vehículos de la planta. Lamentablemente, la AUKMW informó de que, a pesar de las grandes expectativas, la empresa todavía emplea sólo a cuatro trabajadores a tiempo completo. Además, tiene 118 trabajadores con contratos de corta duración desde  hace 10 años. La. AUKMW se está oponiendo a esto, pero sus intentos de impulsar el empleo permanente han fracasado en los tribunales.

Después de la reunión, la AUKMW facilitó un taller de negociación colectiva, al que asistieron delegados sindicales de Isuzu, KVM, el fabricante de baterías Chloride, Sunfilter, Choda Fabricators y Pelican Signs. En las reuniones estuvo representado el centro nacional del trabajo, Centro para la Organización de los Sindicatos. Hubo intercambios sobre la negociación a nivel de la planta en Kenya respecto a la negociación colectiva centralizada en Sudáfrica, y el subcomisionado del trabajo se mostró interesado en establecer consejos de negociación para mejorar las relaciones de trabajo en el país.

La NUMSA explicó cómo protegió los intereses de los trabajadores cuando General Motors cerró  en Sudáfrica y durante el traslado de algunos de los trabajadores a Isuzu.

Kenny Mogane, oficial regional de la IndustriALL para el África Subsahariana, dice:

“Celebramos la lucha de la AUKMW por los empleos permanentes y por mejores condiciones de trabajo en el sector de la automoción, y seguiremos apoyando sus esfuerzos por mejorar la negociación colectiva."