• Este artículo existe en:
  • en
  • es
  • fr
DMI workers Juan Garcia & Hilario Nava (center, front) and FAT leader Benedicto Martinez (front right) met with UE Local 715 leaders in Ohio in May

DMI workers Juan Garcia & Hilario Nava (center, front) and FAT leader Benedicto Martinez (front right) met with UE Local 715 leaders in Ohio in May

Victoria de reconocimiento de los trabajadores metalúrgicos mexicanos

19.07.2012

La larga lucha de los trabajadores metalúrgicos mexicanos en DMI para organizarse en el STIMAHCS acabó finalmente con la victoria el 6 de julio, tras una paciente y determinada lucha que ilustra los obstáculos con que tropiezan las libertades sindicales en México.

El sindicato de trabajadores metalúrgicos STIMAHCS, afiliado a la IndustriALL, es miembro del Frente Auténtico del Trabajo (FAT), que forma parte de una alianza con el UE de Estados Unidos, también afiliado a la IndustriALL. En este esfuerzo de sindicación en Dimensional Metals Inc. (DMI), el STIMAHCS tenía que ganar dos elecciones, y numerosas causas judiciales, bajo la amenaza de violencia física y sucias tácticas de un sindicato de empresa corrupto, así como el despido de conocidos sindicalistas.

Se tardó dos años en lograr la primera elección, pero finalmente se realizó y ganó el 8 de octubre de 2010. Esa elección democrática se invalidó debido a las apelaciones de un sindicato amarillo. El 4 de julio de 2012, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje ordenó que el 6 de julio se celebrara en la planta otra elección. El día elegido daba esperanzas al sindicato de empresa, por coincidir con la celebración de una fiesta familiar en México, por lo que cierto número de trabajadores no participarían en la votación.

El día de la elección, el sindicato amarillo desplegó a un grupo de matones en las puertas de la planta para intimidar a los trabajadores, tratando a veces de impedir que entraran. Como se estimaba que prácticamente la totalidad de los trabajadores votarían a favor del STIMAHCS, la única posibilidad del sindicato amarillo era que se aplazara la elección, provocando un conflicto. Esto se evitó mediante un esfuerzo concertado del STIMAHCS.

En la elección se consiguió una victoria decisiva, pues el sindicato amarillo sólo obtuvo cuatro votos. Las nuevas relaciones de trabajo en la planta beneficiarán a la dirección y a los trabajadores, y los líderes del nuevo sindicato encomiaron inmediatamente a la compañía por permitir la celebración de una elección neutral, actitud rara de un empleador en México.