Camboya: despiden a 415 trabadores de Nike por haberse declarado en huelga

12.06.2013

En Camboya, el FTUWKC, uno de los sindicatos de trabajadores de confección de prendas de vestir, organización afiliada a IndustriALL, ha sido víctima de graves represalias por haber declarado la huelga para exigir un aumento salarial mensual de US$14. IndustriALL está trabajando con Nike para que intervenga en el asunto.

Los trabajadores de la fábrica de Sabrina en la provincia de Kampong Speu, al oeste de la capital Phnom Penh, elaboran productos para Nike, Wilson Sports Apparel y Lululemon Athletica. El hecho más reciente es el preocupante caso del despido en masa de 415 trabajadores que la gerencia de Sabrina acusa de haber participado en la huelga

Say Sokny, Secretario General del Sindicato Libre de Trabajadores del Reino de Camboya, ha informado que se mandó a detener a 16 trabajadores que la administración de Sabrina identificó como personas clave involucradas en la campaña sindical. Ocho de estos 16 trabajadores están en la cárcel y los otros están en la clandestinidad.

Los activistas sindicales detenidos, que se hallan en la cárcel provincial, deben ser puestos en libertad incondicional de inmediato.

Sokny ha señalado también que la administración de la empresa obliga a los trabajadores se dejen tomar sus huellas digitales, en un intento constante de intimidar y despedir a los que apoyan la huelga. Pide se ponga en libertad a los ocho sindicalistas encarcelados. Cientos de trabajadores siguen protestando en las puertas de la planta, exigiendo su liberación.

El Cro. Sun Vanny, Presidente del sindicato local de la FTUWKC en la fábrica Sabrina ha informado a IndustriALL que los hechos que precipitaron el conflicto se originaron en el momento en que la empresa incumplió el convenio que fue firmado el 30 de enero de 2013 entre la dirección y el sindicato. El acuerdo contemplaba una serie de mejoras de las condiciones de trabajo.

Después de seis meses de mayor intransigencia de parte de la dirección de la empresa, el 9 de mayo la FTUWKC exigió reivindicaciones que incluían un aumento de US$14 del salario mensual, que debía sumarse al sueldo anterior de US$74, conforme con el aumento del salario mínimo que se promulgó a nivel nacional a partir del 1º de mayo. La otra reivindicación clave del sindicato es que los trabajadores con contratos temporales pasen automáticamente a contratos de empleo permanente.

Como no recibieron ninguna respuesta positiva de la dirección de la empresa respecto a estas reivindicaciones, la FTUWKC encabezó una huelga de siete días a partir del 21 de mayo, y de nuevo a partir del 3 de junio. Se declararon en huelga aproximadamente 4.000 del total de 5.300 trabajadores. Las negociaciones para poner fin a la huelga contaron con el apoyo del Ministerio del Trabajo, pero la dirección de la empresa no presentó ninguna otra propuesta. Chea Mony, Presidente Nacional de la FTUWKC, participó en las negociaciones fallidas.

En muchas ocasiones durante la huelga, los trabajadores recibieron violenta represión por parte de más de 1.000 policías antidisturbios armados con porras eléctricas. Más de 30 trabajadores han resultado heridos, entre éstos dos mujeres embarazadas que, por causa de la violencia policial del 27 de mayo que les arrastró por el sueldo, perdieron a sus bebés.

IndustriALL apoya las reivindicaciones de sus afiliados, exigiendo a la empresa que se logre un acuerdo para resolver la situación, que se haga justicia en el caso de las dos mujeres que perdieron a sus bebés, y que se ponga en libertad inmediata a los ocho trabajadores detenidos. Se exige también que los 415 trabajadores despedidos sean reintegrados a sus labores, y que la administración local de Sabrina participe de buena fe en un diálogo con el sindicato. Se pide que se impongan relaciones laborales positivas en el futuro. IndustriALL supone y espera que Nike, Wilson y Lululemon intervengan de forma decidida para procurar que se cumplan estas exigencias.