Cinco años después de Rana Plaza, sigue imprescindible el Acuerdo de Bangladesh

18.04.2018

Faltando pocos días para el quinto aniversario del desastre de Rana Plaza donde fallecieron 1.134 trabajadores y trabajadoras, los sindicatos mundiales y organizaciones de derechos laborales están pidiendo a todas las marcas que obtienen productos de Bangladesh firmar el renovado Acuerdo sobre Seguridad en la Construcción de Edificios y de Instalaciones de Sistemas contra Incendios, asumiendo así responsabilidad por los trabajadores/as que fabrican sus productos.

El Acuerdo de Transición 2018 se hará cargo del trabajo del Acuerdo actual a partir de mayo, fecha de vencimiento del Acuerdo anterior, con lo cual se asegurará que continúe la labor para mejorar la seguridad de las fábricas: hasta la fecha se ha cumplido con un 84% del trabajo de remediación en todas las plantas actualmente cubiertas por el Acuerdo. Las organizaciones mundiales de los trabajadores/as exigen que todas las marcas que tienen operaciones de producción en Bangladesh firmen el Acuerdo de Transición 2018.

Por su parte, Jenny Holdcroft, Secretaria General Adjunta de IndustriALL Global Union, señaló:

“Las marcas que no firmen el Acuerdo 2018 se estarían aprovechando de las marcas signatarias, beneficiándose de poder obtener productos de fábricas más seguras sin contribuir al esfuerzo conjunto. El apoyo al Acuerdo es fundamental, dado que todavía no existe ningún organismo nacional de control eficaz que pueda garantizar la seguridad de las fábricas”.

El Acuerdo legalmente vinculante, firmado por IndustriALL Global Union, UNI Global Union y 222 marcas de prendas de vestir, se estableció en respuesta al derrumbe de la fábrica Rana Plaza en las afueras de Dhaka, el 24 de abril de 2013. El programa de seguridad del Acuerdo ha salvado vidas, mejorando dramáticamente la seguridad de las fábricas de la confección en Bangladesh.

Christy Hoffman, Vicesecretaria General de UNI Global Union, afirmó: “Es asunto de mucha preocupación para nosotros saber que en Bangladesh hay indicios de oposición a la continuación, después de mayo, del importante trabajo de este Acuerdo. Está claro que muchas grandes marcas consideran que la renovación del Acuerdo es esencial para mantener sus relaciones comerciales en Bangladesh, hasta que un organismo nacional de confiar pueda continuar con el trabajo que hasta ahora se ha hecho.

Hasta la fecha, 144 marcas mundiales han firmado el nuevo Acuerdo de 2018, que abarca más de 1.300 fábricas y aproximadamente dos millones de trabajadores y trabajadoras.

IndustriALL, UNI y los avales presentes en la firma del Acuerdo (la Campaña Ropa Limpia, el Foro Internacional de Derechos Laborales, la Red de Solidaridad de la Maquila y el Consorcio de Derechos de los Trabajadores) piden a todas las marcas que adquieren productos de Bangladesh firmar el Acuerdo 2018; esto incluye a marcas como GAP y Walmart que se habían incorporado a la Alianza para la Seguridad de los Trabajadores de Bangladesh, que vence en estos días. También se hace un llamado para que firmen el Acuerdo otras marcas que no se habían unido anteriormente al Acuerdo, a pesar de continuar su actividad comercial en Bangladesh.

Judy Gearhart, Directora Ejecutiva del Foro Internacional de Derechos Laborales, señaló: “El derrumbe de Rana Plaza ha demostrado que las auditorías tradicionales no han cumplido sus obligaciones con los trabajadores y trabajadoras, y que a falta de una alternativa fiable y responsable, es imprescindible que continúe el Acuerdo legalmente vinculante, impidiendo de este modo otra tragedia. Las marcas que aún no han renovado su compromiso con el Acuerdo de Transición 2018, junto con las que formaban parte de la Alianza, deberían reconocer la importante labor del Acuerdo, tomando medidas para incorporarse inmediatamente a este pacto.

Por otro lado, Ineke Zeldenrust, Coordinadora Internacional de la Campaña Ropa Limpia, agregó: “Es muy importante acelerar la aplicación de los planes que existen actualmente en Bangladesh para crear un sistema de seguro contra lesiones en el trabajo, de modo que, si se produjeran incidentes en las fábricas, los trabajadores y trabajadoras puedan contar con un sistema confiable que les pueda ofrecer compensación”.

El Acuerdo de Transición 2018 reconoce la importancia de la libertad de sindicación para garantizar que la fuerza de trabajo tenga voz y voto auténticos en cuanto a la protección de su propia seguridad.