Trabajadoras en una fábrica de prendas de vestir en Dhaka, Bangladesh

Trabajadoras en una fábrica de prendas de vestir en Dhaka, Bangladesh

Trabajadoras en una fábrica de prendas de vestir en Dhaka, Bangladesh

El Acuerdo de Bangladesh seguirá vigente hasta que el gobierno pueda hacerse cargo de esas funciones

14.05.2018

Este mes de mayo vence el Acuerdo de Bangladesh de 2013, para ser reemplazado por el Acuerdo de Transición de 2018. En vista de este importante paso, se realizó una conferencia de prensa conjunta entre los promotores del Acuerdo y la asociación de propietarios de fábricas de Bangladesh (BGMEA).

En la conferencia de prensa, la BGMEA manifestó su agradecimiento por el trabajo realizado por el Acuerdo para hacer que las fábricas de la confección de Bangladesh sean más seguras; la asociación de propietarios dio su pleno apoyo para que continúe el Acuerdo hasta que pueda ser reemplazado por una autoridad gubernamental competente.

Por su parte, Siddiqur Rahman, presidente de la BGMEA, afirmó:

Aunque nuestros empresarios han sufrido mucho en el proceso de remediación, agradecemos la labor realizada por el Acuerdo, colaborando para elevar el nivel de cumplimiento de las normas internacionales por parte de nuestra industria. Sin su apoyo nos habría sido difícil alcanzar el progreso que hemos logrado hasta ahora.

Se han registrado avances extraordinarios en los cinco años que han transcurrido desde que se firmó el Acuerdo de 2013 tras el derrumbe de Rana Plaza; a consecuencia del Acuerdo mencionado, millones de trabajadores y trabajadoras ahora laboran en fábricas más seguras.

  • En general, el trabajo de remediación en las 1.620 fábricas cubiertas por el Acuerdo ha alcanzado un 85%.
  • El Acuerdo se ha comunicado con 2,4 millones de trabajadores/as participantes para compartir información clave sobre la seguridad en más de 1.000 fábricas.

El Acuerdo también ofrece beneficios para las fábricas de confección de Bangladesh, ya que sus clientes se han dado cuenta de que se corre menos riesgos al adquirir productos de fábricas que hayan completado el programa de seguridad industrial.

Clave para el éxito del Acuerdo han sido sus destacadas y novedosas características: la asociación laboral-corporativa que constituye lo más fundamental del Acuerdo; el hecho de que el Acuerdo reconozca que es imprescindible procurar que los propietarios de las fábricas puedan pagar el costo de las mejoras de seguridad; y el carácter jurídicamente vinculante del Acuerdo.

En la conferencia de prensa conjunta que se llevó a cabo con representantes de los sindicatos de Bangladesh afiliados a IndustriALL, Jenny Holdcroft, Secretaria General Adjunta de IndustriALL, hizo hincapié en los cambios positivos que se han registrado en cuanto a la construcción de edificios y protección contra incendios. Estos cambios se han logrado gracias al trabajo de los que participan en el Acuerdo a nivel nacional: los propietarios de fábricas, los sindicatos, los trabajadores y trabajadoras, y las marcas de prendas de vestir. 

El Acuerdo ofrece una oportunidad única para que la administración de las fábricas, los trabajadores/as y sus sindicatos, las marcas internacionales y los sindicatos mundiales puedan unir su fuerza con el fin de remediar el problema sistémico de los déficits en la construcción de edificios y de sistemas de protección contra incendios que han plagado a la industria textil y de prendas de vestir de Bangladesh.

Si bien no cabe duda que se han salvado muchas vidas, aún queda mucho por hacer. En cientos de fábricas siguen los peligros de seguridad potencialmente mortales, como deficiencias de las salidas de incendio, de sistemas de alarma y de protección contra incendios, tomando en cuenta que el nivel de remediación se mantiene en un 85%.

Además, hablando en nombre del Comité Directivo del Acuerdo, Ted Southall, representante de una marca de prendas de vestir, señaló:

La seguridad en la construcción de edificios y de instalaciones de sistemas contra incendios implica no sólo renovaciones para hacer que las fábricas sean seguras, sino también inspecciones de fábrica rigurosas y constantes. Hasta la fecha, todavía no existe un organismo regulador nacional con los recursos necesarios para encargarse de este trabajo. Por lo tanto, los signatarios del Acuerdo decidieron firmar el mencionado Acuerdo de Transición 2018 para garantizar que continúe este imprescindible trabajo de seguridad.

Esta semana, el Gobierno de Bangladesh confirmó que extenderá el permiso para que el Acuerdo siga trabajando después de mayo de 2018. El Gobierno ha establecido un Comité Conjunto de Supervisión de la Transición para determinar cuándo se hayan cumplido las condiciones acordadas para entregar el trabajo del Acuerdo a un organismo regulador nacional plenamente funcional y competente.

Por otro lado, el 6 de mayo, se reunió el Comité de Supervisión de la Transición, compuesto por las marcas signatarias del Acuerdo, los sindicatos mundiales, la Asociación de Fabricantes de Prendas de Vestir de Bangladesh (BGMEA), la OIT y el gobierno de Bangladesh. En esa reunión, se determinó que todavía no se han cumplido los criterios acordados por el Acuerdo y la BGMEA y reconocidos por el Gobierno de Bangladesh.

Los criterios señalados incluyen: demostración de dominio eficaz de habilidades de inspección; remediación de riesgos; aplicación de la ley contra aquellas fábricas que no cumplan con los requisitos; plena transparencia de la gestión y progreso de la remediación; e investigación y resolución justa de quejas de los trabajadores/as en materia de seguridad.

Jenny Holdcroft concluyó diciendo lo siguiente:

Nos complace mucho que BGMEA apoye el inicio de la implementación del Acuerdo de Transición 2018, a partir del 1o de junio, y que el trabajo continúe hasta que se cumplan estos criterios.