• Este artículo existe en:
  • en
  • es
  • fr

En el Índice de Minería Responsable 2018, el puntaje más bajo de las empresas mineras se registró en lo que se refiere a las condiciones de trabajo.

Kemal Özkan, haciendo uso de la palabra en el lanzamiento del Índice de Minería Responsable 2018, Ginebra, Suiza, el 11 de abril de 2018.

El Índice de Minería Responsable encuentra que los trabajadores/as son los más perjudicados

12.04.2018

Un exhaustivo nuevo estudio, el Índice de Minería Responsable 2018, clasifica a las empresas mineras a gran escala según seis categorías de rendimiento; esta investigación señala que las empresas obtienen las calificaciones más bajas en lo que respecta a las condiciones de trabajo.

El Índice de Minería Responsable 2018, que se dio a conocer en Ginebra, Suiza, el 11 de abril, hace un análisis de 30 empresas mineras internacionales, con una evaluación de varios aspectos económicos, ambientales, sociales y de gobernanza, incluyendo las condiciones de trabajo.

En el acto de lanzamiento del nuevo Índice, Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL Global Union, señaló: “Si bien nadie sale ganando según esta clasificación, está claro quiénes salen perdiendo: los trabajadores y trabajadoras. El Índice es confirmación de lo que siempre sabíamos: que aunque las empresas mineras frecuentemente afirman su compromiso de mejorar, esto no se implementa en la práctica”.

El Índice, que responde en forma independiente, sin injerencia de las empresas, clasifica a las compañías mineras según seis áreas temáticas: condiciones de trabajo; desarrollo económico; conducta comercial; gestión del ciclo de vida; bienestar de la comunidad; y responsabilidad ambiental.

IndustriALL, trabajando con sus afiliados en el sector de la minería, encabezó la investigación sobre el tema de las condiciones de trabajo y contribuyó a algunas áreas de preocupación que tienen aspectos en común, como el bienestar de la comunidad y la responsabilidad ambiental. Peter Colley, Director Nacional de Investigación del CFMEU, organización australiana afiliada a IndustriALL, quien participó en la elaboración del Índice, afirmó:

“En vez de simplemente buscar declaraciones de principios e intenciones de las empresas respecto a determinado tema, el Índice trata de indagar, buscando documentación que demuestre cuáles son las prácticas que se han implementado, para luego averiguar el desempeño y las condiciones de control y seguimiento”.

El estudio indica que, aunque es cierto que la mayoría de las empresas mineras evaluadas han demostrado tener políticas o prácticas responsables respecto a los seis factores señalados, muy pocas empresas actúan en forma sistemática sobre una serie de cuestiones clave.

Se halló que son pocas o  nulas las medidas que se toman, incluso sobre cuestiones como el control del impacto de la minería en los niños; seguimiento para determinar si las quejas de la comunidad se tratan de manera adecuada; o comprobación de que los salarios de los trabajadores/as cumplen o superan las normas de un salario digno.

Con demasiada frecuencia, las empresas no han puesto en práctica algunos de sus propios compromisos de políticas sobre minería responsable, como en la forma de tratar cuestiones de derechos humanos.

Por su parte, Glen Mpufane, Director de Minería de IndustriALL, señaló: “No nos sorprende que las compañías mineras hayan tenido un desempeño tan deficiente respecto a la cuestión clave de las condiciones de trabajo. Para nosotros, este resultado confirma lo que hemos opinado desde hace mucho tiempo: que, aunque lo niega, la industria minera sigue sin tomar en cuenta las aspiraciones de su fuerza de trabajo; esto es a pesar de que quieren que creamos que los trabajadores y trabajadoras son su activo más importante”.

Las 30 compañías mineras evaluadas en el Índice cuentan con operaciones en más de 700 minas en por lo menos 40 países, lo que representa un 25% de la extracción mundial de productos mineros.  

Finalmente, Kemal Özkan concluyó:

“Acogemos con agrado el Índice de Minería Responsable como un instrumento adicional en nuestra caja de herramientas para mejorar las condiciones de trabajo de los mineros en todo el mundo. Lo consideramos una iniciativa importante para promover un diálogo muy necesario en este sector”.