Tamaz Dolaberidze, Presidente del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, Mineros y de la Industria Química de Georgia, junto con los manifestantes

Guardias de seguridad golpean a trabajadores en Georgia

11.10.2017

Más de 200 trabajadores de una empresa de fabricación de ventanas y puertas en Tbilisi, Georgia, lograron justicia después de sufrir violencia y presión de parte del empleador y de la policía.

El 4 de octubre, después de reunirse con el jefe del servicio de supervisión para pedir revisión de la evaluación que la empresa había aplicado para determinar sus salarios, tres trabajadores fueron brutalmente golpeados por guardias de seguridad. 

Como consecuencia de este violento incidente, los trabajadores declararon un paro de sus actividades para manifestar su protesta. Durante la manifestación, el personal de seguridad actuó provocativamente, con groserías y llamando a la policía.

El 6 de octubre, tras una breve conversación, un representante de la empresa también golpeó a otro manifestante. Este incidente fue registrado por una cámara de vigilancia.

La policía inició una investigación y los trabajadores contactaron al Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, Mineros, y de la Industria Química de Georgia (TUMMCIWG), organización afiliada a IndustriALL. El sindicato brindó asesoría legal a los trabajadores y también informó a la Confederación de Sindicatos de Georgia, y al Ministerio de Trabajo, Salud y Asuntos Sociales de Georgia.

Tamaz Dolaberidze, Presidente del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, Mineros y de la Industria Química de Georgia, dice que en su experiencia sindical ésta es la tercera vez que los representantes de la administración de una empresa han golpeado violentamente a los trabajadores.

“Es inaceptable que los empleadores crean que pueden utilizar violencia contra los trabajadores con total impunidad. Nuestro sindicato apoya las exigencias de los trabajadores, que se garantice la seguridad en el lugar de trabajo”.

Después de una manifestación de protesta que se llevó a cabo el 7 de octubre frente a las puertas de la empresa, se invitó a los trabajadores y al sindicato a entablar negociaciones con la compañía, que dieron por resultado lo siguiente:

  • Se despidió a los dos agentes de seguridad involucrados en el incidente del 4 de octubre. También fue despedida la persona que inició el incidente del 6 de octubre.
  • Antes de finalizar la investigación, se suspendió el contrato del jefe del servicio de supervisión.
  • El sindicato emprendió una revisión de la situación laboral y legal, y la administración tomó en cuenta todas las recomendaciones de los sindicalistas.

Después de darse a conocer el acuerdo, los trabajadores/as decidieron reanudar sus operaciones, ofreciendo colaborar con el sindicato en el futuro.

La empresa mencionada, Albatross, fabrica ventanas y puertas, y cuenta con cuatro sucursales en Tbilisi, con unos 250 empleados.