Lakhan Sahu, Secretario de Organización del PCSS, encabezando la manifestación del 1o de julio de 2015

Foto de la manifestación

India: la lucha para combatir el trabajo precario en el sector del cemento

08.07.2015

El 1o de julio, Pragatisheel Cement Shramik Sangh (PCSS) (“Sindicato Progresista de Trabajadores del Cemento”), organización afiliada a IndustriALL Global Union, organizó una manifestación para exigir nuevos puestos de trabajo y rehabilitación de más de 1.000 trabajadores del cemento en la India.

El PCSS es un sindicato de trabajadores subcontratados de la provincia de Chhattisgarh, región de la India que cuenta con grandes recursos minerales. En Chhattisgarh, las grandes empresas de producción de cemento Holcim y Lafarge tienen dos plantas cada una, y las mismas son propietarias de un número igual de minas de piedra caliza. En la actualidad, en la planta ACC en Jamul, donde Holcim ha invertido millones de dólares, se están ampliando las instalaciones actuales, para transformarlas en una planta con la más avanzada tecnología.

Desde hace 25 años, el PCSS está luchando para que, en las plantas de ACC y Ambuja, se aplique el acuerdo “Cement Wage Board Award”, convenio que tiene aplicabilidad en todo el sector industrial de la India. Este convenio exige que no se emplee a trabajadores subcontratados en el proceso de producción del cemento, excepto para carga y descarga y en las secciones de embalaje. También señala que todo trabajo debe ser pagado de acuerdo con la tasa establecida por la Cement Wage Board, que es casi tres veces el miserable sueldo mínimo actual (menos de 4 euros al día).

El  PCSS no sólo ha luchado en las calles y en los tribunales, logrando varios veredictos a su favor, sino también cuenta con una vigorosa tradición democrática de participación masiva, y mantiene estrecha relación con las familias de los trabajadores.

El PCSS ha planteado, y continúa planteando, los problemas de las mujeres trabajadoras y también de las comunidades agrícolas afectadas. Por otra parte, el sindicato ha venido exigiendo que se ofrezcan puestos de trabajo permanentes a los agricultores que han perdido terrenos por causa de las apropiaciones que realizan las plantas de cemento. El PCSS ha luchado para contrarrestar las consecuencias de las voladuras de terrenos cerca de las comunidades rurales. Además, el sindicato combate las usurpaciones realizadas por esas plantas en los terrenos comunes de las aldeas. Del mismo modo, este sindicato tiene a su cargo una escuela primaria para los hijos de los trabajadores.

Por otro lado, a través de una queja por violación de las Directrices de la OCDE sobre Empresas Multinacionales, el PCSS, como afiliado de IndustriALL, ha podido plantear ante el Punto Nacional de Contacto de la OCDE en Berna, Suiza, los problemas que enfrentan las comunidades y los trabajadores subcontratados de Holcim. Lamentablemente, en la práctica la actitud de Holcim sigue siendo arrogante. En estos momentos, la mayor lucha del PCSS es la cuestión de la reintegración a nuevos puestos de trabajo y rehabilitación de más de 1.000 trabajadores subcontratados, que llevan muchas décadas trabajando en la antigua planta de ACC Jamul. A pesar de que estos trabajadores están protegidos por veredictos judiciales de regularización a su favor, sin embargo actualmente enfrentan la amenaza de reducción de personal cuando se ponga en marcha la nueva planta ampliada.

“En la actualidad, el trabajo precario es uno de los mayores desafíos que enfrentan los sindicatos. Sin seguridad en el empleo para los trabajadores, la sociedad no puede progresar. IndustriALL se ha comprometido a luchar contra la precariedad laboral, y por tanto apoya al PCSS en su lucha”, dijo Apoorva Kaiwar, Secretario Regional de IndustriALL para el Sur de Asia.