Han Sang-gyun fue condenado a 5 años de cárcel, acusado de haber organizado manifestaciones de protesta.

Han Sang-gyun fue condenado a 5 años de cárcel, acusado de haber organizado manifestaciones de protesta.

Han Sang-gyun en el Tribunal de Seúl el 4 de julio.

Han Sang-gyun en el Tribunal de Seúl el 4 de julio.

Protesta de sindicalistas frente al Tribunal, cuando se daba a conocer la sentencia.

Protesta de sindicalistas frente al Tribunal, cuando se daba a conocer la sentencia.

Han Sang-gyun fue condenado a 5 años de cárcel, acusado de haber organizado manifestaciones de protesta. Han Sang-gyun en el Tribunal de Seúl el 4 de julio. Protesta de sindicalistas frente al Tribunal, cuando se daba a conocer la sentencia.

Indignación por encarcelamiento de dirigente sindical en Corea

06.07.2016

IndustriALL Global Union ha manifestado su indignación por el fallo dictaminado el 4 de julio por un Tribunal del Distrito Central de Seúl contra el dirigente sindical de Corea Han Sang-gyun. El sindicalista fue condenado a cinco años de cárcel.

Sang-gyun, Presidente de la Confederación de Sindicatos de Corea (KCTU), fue condenado tras ser acusado de delitos relacionados con una serie de manifestaciones contra el gobierno, incluyendo la masiva concentración popular realizada en noviembre del año pasado.

Por su parte, el Secretario General de IndustriALL, Jyrki Raina, dijo:

Nos oponemos enérgicamente a la escandalosa condena impuesta a Han Sang-gyun, que ha sido perseguido por realizar sus actividades sindicales legítimas. El gobierno de Corea, las grandes empresas y el poder judicial son cómplices en la persecución antisindical a gran escala en Corea del Sur. Esta sentencia es un golpe contra la democracia, suprimiendo la libertad de asociación pacífica en ese país. Nos sumamos al movimiento sindical internacional al exigir su liberación inmediata, pidiendo se retiren todos los cargos contra Han Sang-gyun.

El gobierno empezó a perseguir a Sang-gyun después de que decenas de miles de personas salieron a las calles de Seúl el 14 de noviembre, protestando contra la reforma laboral propuesta por la Presidenta, Park Geun-hye. En la manifestación, se desplegó a unos 20.000 policías, que usaron gas lacrimógeno y cañones de agua contra los manifestantes.

Después de esta manifestación señalada, Sang-gyun se refugió en el templo Jogye hasta que finalmente se entregó a la policía el día 10 de diciembre.

Por ser uno de los organizadores de la manifestación, se achacó a Han Sang-gyun responsabilidad por las acciones violentas de una minoría de los manifestantes.

Antes de haberse pronunciado la sentencia, más de 60 sindicatos afiliados a IndustriALL le escribieron a la Presidenta Park , protestando por los cargos presentados en contra de Han Sang-gyun. En marzo de este año, Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL, encabezó una delegación internacional de dirigentes sindicales que visitó Corea para demostrar su apoyo a la lucha sindical en ese país.

Al conocer la sentencia, el KCTU respondió diciendo que dicho fallo “pasará a la historia por haber pisoteado a los trabajadores y trabajadoras, la democracia, y los derechos humanos”.

Hablando después del veredicto, Han Sang-gyun dijo lo siguiente: “Yo no soy culpable, siempre y cuando Uds. los camaradas tengan esa opinión. La represión por parte del gobierno actual es mucho más grave y más intencional. Tenemos que estar preparados para luchar”.

El KCTU piensa apelar contra la decisión del Tribunal.