Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de La Escondida

IndustriALL insta a BHP Billiton a negociar de buena fe con trabajadores de Minera Escondida

03.03.2017

IndustriALL instó a la multinacional minera anglo-australiana BHP Billiton a negociar de buena fe las justas demandas de los trabajadores de Minera Escondida en Chile, en medio de una huelga cada día más tensa

La huelga en el yacimiento de cobre más grande del mundo, Minera Escondida -controlada por la multinacional BHP Billiton- ya tiene tres semanas de duración.

El sindicato Nº1 de Minera Escondida y la Federación Minera de Chile (FMC), a la cual está afiliada el sindicato, rechazan la actitud obstinada de la empresa quien mantiene su intención de reducir remuneraciones y beneficios mediante la imposición de cláusulas discriminatorias entre nuevos y antiguos empleados.

El secretario general de IndustriALL Global Union, Valter Sanches, le envió una carta al Director Ejecutivo de BHP Billiton en Australia, Andrew MacKenzie, el 3 de marzo para pedirle que garantice la reanudación de las negociaciones con el sindicato.

Sanches criticó la decisión ilegal e injusta de BHP de no pagar a los huelguistas la gratificación que ganaron en el 2016:

“No cabe duda que la intención de la empresa es estrangular económicamente a los huelguistas. Esta medida está avivando las llamas de una situación ya explosiva” sentenció.

A su vez, también expresó su preocupación ante la represión policial de una manifestación que tuvo lugar el 1 de marzo, en la cual las fuerzas especiales de carabineros dispararon contra los manifestantes con bombas lacrimógenas, hiriendo a tres trabajadores.

“Al parecer, en ausencia de los procedimientos de relaciones laborales adecuados para promover la negociación colectiva de buena fe, el Estado recurre ahora a la violencia policial para resolver los conflictos laborales.

“Esta situación hace que sea aún más urgente que su empresa haga todo lo posible para conseguir, a través del diálogo, un convenio colectivo justo para todos los trabajadores de Escondida”,

concluyó Sanches.