La COP21 y el Acuerdo de París: Un punto de partida, no una línea de meta

14.12.2015

La versión final de la Decisión y el Acuerdo de París se hicieron públicos el sábado 12 de diciembre, al finalizar la COP21: la vigésima primera Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El resultado es débil e imperfecto en algunos aspectos, pero puede ser el mejor que se podría lograr políticamente en estos momentos, y puede marcar sin embargo un punto de inflexión para el planeta.

Los 50 millones de trabajadores afiliados a la IndustriALL Global Union en los sectores de la minería, la energía y la fabricación figurarán entre los primeros y más afectados por las medidas necesarias para controlar el cambio climático. Por eso la IndustriALL se ha involucrado tanto en las discusiones, exigiendo que se llegara a un acuerdo global justo, acompañado de fuertes protecciones sociales, políticas de creación de empleo y trabajo decente en industrias sostenibles, y una Transición justa para los trabajadores en los sectores afectados.

Jyrki Raina, secretario general de la IndustriALL, dice:

El Acuerdo de París se debe considerar un punto de partida y no una línea de meta. Crea un marco institucional con todos los ingredientes necesarios para el éxito. Que lo logre o no depende ahora de nosotros. La IndustriALL debe estar lista para liderar el camino a seguir.

Se tiene la ambición de mantener “la temperatura media global muy por debajo de 2º C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5º grados C con respecto a los niveles preindustriales”. Se reconoce que estamos ante una transformación de la economía. Hay referencias, aunque débiles,  sobre el apoyo financiero y técnico necesario a las naciones en desarrollo.
 
La Transición justa, una demanda fundamental del movimiento obrero, se incorpora con una terminología clara para pedir a las Partes que tengan en cuenta “los imperativos de una reconversión justa de la fuerza laboral y de la creación de empleos dignos y de trabajos de calidad de conformidad con las prioridades de desarrollo definidas a nivel nacional”. Este texto aparece en el preámbulo del Acuerdo en lugar de en la parte dispositiva, como nos hubiera gustado, pero no dejar de ser un compromiso político de los firmantes.
 
En cuanto a si el Acuerdo de París limitará los daños a los sistemas climáticos de la Tierra, protegiendo al mismo tiempo a los trabajadores, creando trabajo decente y empleos de calidad, y respetando los derechos humanos y laborales, Brian Kohler, director de sostenibilidad de la IndustriALL, dice:

Como siempre, corresponderá al movimiento laboral tratar de que sea así. Nadie lo hará por nosotros. Estamos preparados.