¿La seguridad ante todo? Otra víctima mortal en Rio Tinto

04.02.2015

Un trabajador murió en las operaciones mineras de Rio Tinto en Madagascar el 28 de enero, menos de una semana después de un accidente fatal en la mina de propiedad minoritaria de Rio Tinto en Indonesia.

Un trabajador que manejaba una excavadora al lado de una balsa de residuos en el turno de noche de QIT Madagascar Minerals (QMM) de Rio Tinto murió el 28 de enero al caerse su excavadora al estanque.

Aunque sus compañeros llamaron inmediatamente  por una línea de emergencia para pedir ayuda, el trabajador no pudo ser localizado hasta 17 horas más tarde en el fondo del estanque. Su cuerpo fue hallado fuera de la cabina de la excavadora, una vez que se drenó el agua del estanque.

El afiliado a la IndustriALL FISEMA representa a los trabajadores en Rio Tinto en Madagascar. FISEMA está formulando preguntas sobre la causa del incidente, por qué se tardó 17 horas en encontrar el cuerpo del trabajador fallecido y por qué estaba fuera de la cabina, y si ese trabajo peligroso debía realizarse de noche.

Este incidente pone en duda si Rio Tinto ha considerado debidamente la seguridad de los trabajadores del turno de noche, así como si dispone de equipo y procedimientos de emergencia adecuados. Instamos a Rio Tinto a trabajar estrechamente con FISEMA para determinar las causas de esta muerte y tomar todas las medidas necesarias para tener la seguridad de que esto no volverá a suceder,

dijo el secretario general adjunto de la IndustriALL Kemal Özkan.

Las víctimas mortales en enero de 2015 en Madagascar y en la mina Grasberg en Indonesia, de propiedad minoritaria de Rio Tinto – donde han muerto 39 trabajadores en los dos últimos años – pone en duda la frecuente alegación de Rio Tinto de que valora sumamente la seguridad de los trabajadores.

“Numerosos sindicatos de Rio Tinto en todo el mundo han dicho a la IndustriALL que Rio Tinto aplica procedimientos de salud y seguridad de forma arbitraria; presiona a los trabajadores para anteponer la producción a la seguridad, penaliza a los trabajadores que rechazan cometidos peligrosos, y no aborda verdaderamente los riesgos en el lugar de trabajo. Exigimos a Rio Tinto que cambie estas prácticas inmediatamente para hacer realidad sus alegaciones de seguridad”, declaró Özkan.