17 de septiembre: Miles de trabajadores y trabajadoras camboyanos realizaron manifestaciones para exigir un aumento salarial.

Las marcas de vestuario afirman que pagarán más por prendas de vestir fabricadas en Camboya

19.09.2014

En una iniciativa sin precedentes, ocho importantes minoristas de prendas de vestir han señalado que están dispuestas a pagar más por cada prenda de vestir que sea fabricada en Camboya. Este anuncio se dio a conocer después de que los sindicatos realizaran un día mundial de acción en apoyo a las reivindicaciones que han presentado los trabajadores y trabajadoras de la confección, exigiendo un aumento salarial.

Entre las marcas en cuestión que aquí se destacan figura H&M, una de las empresas que más productos adquiere en Camboya; también Inditex (Zara) y Primark han escrito al Vice Primer Ministro de Camboya y al Presidente de la Asociación de Fabricantes de Prendas de Vestir (GMAC),  advirtiéndoles que, al fijar los precios de los productos de estas marcas, estarían dispuestas a tomar en cuenta un aumento salarial para los trabajadores y trabajadoras que los fabricaron.

Este grupo de marcas, en el que se incluyen también Next, New Look, C&A, Tchibo y N Brown Group, también pide que haya colaboración con los sindicatos en los lugares de trabajo.

Al día siguiente de la acción internacional de protesta que se llevó a cabo el 17 de septiembre, las marcas enviaron una carta en la que señalan lo siguiente:

“Nuestras políticas de adquisición permitirán el pago de un salario digno; el aumento salarial se reflejará en nuestros precios franco a bordo, teniendo también en cuenta aumentos de productividad y eficiencia y adiestramiento de los trabajadores, que ha de realizarse en cooperación con los sindicatos en los lugares de trabajo.”

Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL Global Union, dijo al respecto:

Nos complace mucho conocer esta importantísima carta en la que las marcas afirman que están dispuestas a pagar más por las prendas de vestir con el fin de cubrir el costo de un aumento salarial. Por tanto, los dueños de las fábricas ya no tienen excusa para no pagar más a sus trabajadores. Por otra parte, el gobierno de Camboya debería aumentar significativamente el salario mínimo. Con esta carta en cuestión, las marcas están demostrando que reconocen que los sindicatos son clave para mejorar los derechos de los trabajadores, un salario digno y justo, y estabilidad del mercado.”

Ath Thorn, Presidente del C.CAWDU, sindicato de trabajadores de la confección de Camboya, también manifestó su satisfacción por la carta que enviaran las marcas, señalando lo siguiente: "Este mensaje de las marcas es un avance muy importante. Aunque constituye un gran progreso para los trabajadores y trabajadoras camboyanos, no exime a las marcas de su responsabilidad de tomar medidas reales y de negociar directamente con los trabajadores. Sabemos por nuestra experiencia que no basta con una carta solamente: las marcas deberían tomar medidas adicionales e inmediatas con el fin de garantizar un salario más alto para los trabajadores de Camboya. Para lograr estabilidad a largo plazo con salarios decentes, se debe insistir en que las empresas que perciben los mayores beneficios rindan cuentas en base a la responsabilidad que les corresponde".

Por otra parte, Ken Loo, Secretario General de GMAC, afirmó: “GMAC se complace de recibir esta carta, ya que es primera vez que sepamos que una empresa se comprometa a pagar mayores precios franco a bordo por los productos que adquiere con el fin de procurar que se pague un sueldo vital justo a los trabajadores.”

Sin embargo, Loo agregó que otras marcas deben ofrecer garantías semejantes.

Las marcas advierten también que si bien se han comprometido a adquirir productos de Camboya, consideran que el gobierno y la asociación patronal GMAC deberían resolver el actual estancamiento de las relaciones laborales.

"Para poder responder a la demanda que se ha previsto, es necesario contar con una actitud positiva en favor de establecer libertad de sindicación, el derecho a la negociación colectiva, salarios dignos y justos, estabilidad y la resolución pacífica de conflictos. De esta manera se permite tener seguridad y la confianza necesaria para reafirmar a Camboya como país proveedor clave."

El 17 de septiembre, miles de trabajadores de la confección, llevando camisetas anaranjadas, protestaron en la hora de almuerzo frente a las fábricas, exigiendo aumento del sueldo mínimo actual, de US$100 mensuales, a US$177 al mes. Estas protestas contaron con el apoyo de IndustriALL Global Union, UNI Global Union y la CSI. Decenas de ONG también apoyaron las manifestaciones, y se establecieron piquetes frente a las tiendas en todo el mundo.

Ese mismo día, se realizó un diálogo tripartito entre el gobierno, GMAC y los sindicatos. El Comité Consultivo del Trabajo, encargado de determinar el nuevo salario mínimo, se reunirá de nuevo el 26 de septiembre. Se cree que tomará una decisión a principios de octubre.

IndustriALL cuenta con ocho sindicatos afiliados en el sector de la confección de Camboya.

Fin.

Para mayor información, rogamos contactar a:

Leonie Guguen

lguguen@industriall-union.org 

Tel: 00 41 (0)22 308 50 24

press@industriall-union.org

Central: 00 41 (0)22 308 50 50

www.industriall-union.org