La canciller alemana y presidenta del G20, Angela Merkel, se dirige a la Cumbre del L20 en Berlín, el 17 de mayo de 2017.

Jyotiben Macwan, of IndustriALL Indian affiliate, the Self Employed Women’s Association

IndustriALL's general secretary, Valter Sanches, right, also spoke at the event.

Líderes sindicales presentan demandas al G20

22.05.2017

Líderes de federaciones sindicales internacionales y sindicatos de países del G20 se reunieron en Berlín en la Cumbre L20 los días 16 y 17 de mayo para pedir un modelo de globalización más inclusivo, sostenible y responsable.

En un comunicado entregado a la canciller alemana y presidenta del G20, Angela Merkel, los lideres de L20 reivindicaron un modelo de política económica alternativo, que incluya la inversión en infraestructura y servicios públicos, reforma fiscal y políticas económicas en consonancia con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono.

El secretario general de la IndustriALL Global Union, Valter Sanches, dijo:

“El L20 es una oportunidad para que los trabajadores tengan una sola voz. Queremos lograr un comercio internacional más justo que respete los derechos de los trabajadores. El G20 tiene que adoptar una posición común sobre la desigualdad y la concentración de la riqueza. El respeto de los derechos sindicales, en particular los Convenios núms. 87 y 98 de la OT sobre la libertad sindical y la negociación colectiva, es el punto de partida para mejores salarios, mejores condiciones y horas de trabajo más justas.”

En el comunicado del L20 a la reunión de ministros de trabajo y empleo del G20 que tuvo lugar los días 18 y 19 de mayo en Bad Neuenahr, se resaltó la trampa del bajo crecimiento porque el rendimiento económico se estanca:

“Las grandes y crecientes desigualdades están excluyendo a muchas personas, alimentan la desconfianza pública y la reacción popular contra los gobiernos y las instituciones que se considera promueven los intereses de la ‘élite’. La concentración de la riqueza y la limitación del gasto público contribuyen a esta desconfianza.”

Al dirigirse a los líderes del L20 en la reunión de Berlín, Angela Merkel dijo que las empresas deben respetar los derechos de los trabajadores y asumir la responsabilidad de sus cadenas de suministro, de manera que jamás vuelvan a repetirse tragedias como la del derrumbe del Rana Plaza en Bangladesh.

La canciller alemana también reconoció la función de los acuerdos marco globales y encomió la contribución del L20 a un crecimiento más justo. “Sólo juntos podemos trabajar por una globalización justa y darle forma”, dijo.

Angela Merkel escuchó el testimonio de Jyotiben Macwan, del afiliado a la IndustriALL de la India la Self Employed Women’s Association (SEWA), que defendió los derechos de los trabajadores informales en la economía mundial.

La reunión del L20 fue convocada por la Confederación Sindical Internacional y la Comisión Sindical Consultiva (CSC) ante la OCDE. Sharan Burrow, secretaria general de la CSI, dijo:

“Cuando se respetan las normas internacionales del trabajo, los trabajadores pueden organizarse y negociar salarios decentes y trabajo seguro, y con los ajustes macroeconómicos adecuados, la desigualdad y la inseguridad que caracterizan el fracasado modelo actual de la globalización pueden convertirse en cosa del pasado.”