Participantes en la reunión de GE en solidaridad con los trabajadores de Alstom

Participantes en la reunión de GE en solidaridad con los trabajadores de Alstom

Participantes en la reunión de GE

Participantes en la reunión de GE

Participantes en la reunión de GE

Participantes en la reunión de GE

Participantes en la reunión de GE en solidaridad con los trabajadores de Alstom Participantes en la reunión de GE Participantes en la reunión de GE

Los sindicatos de General Electric desarrollan la cooperación y la solidaridad a través de las fronteras

04.12.2017

Sindicatos de Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Italia, Noruega y Reino Unido que representan a los trabajadores en General Electric se reunieron en Ginebra (Suiza) los días 29 y 30 de noviembre de 2017 para discutir el desarrollo de la red sindical en General Electric..

Los representantes sindicales intercambiaron sus experiencias sobre los problemas laborales comunes que afrontan en General Electric, la gigantesca multinacional estadounidense. La empresa opera en varios sectores industriales, como la energía, el petróleo, el gas, la aviación, la atención de salud, el transporte, las conexiones energéticas y el alumbrado en 170 países, con más de 300.000 empleados directos.

La empresa anuncia oficialmente que “GE promueve el respeto de los derechos humanos fundamentales (incluida la Declaración relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo de la Organización Internacional del Trabajo) y los considera un componente esencial de la ciudadanía corporativa responsable”, y está calificada como una de las principales empresas del mundo.

Sin embargo, los representantes sindicales informaron en la reunión de que la dirección ha intensificado sus ataques a los derechos de los trabajadores en varios países, y ha incumplido las promesas a largo plazo hechas a los empleados y las comunidades donde opera. La empresa también se ha comprometido con inversores conocidos por centrarse específicamente en los beneficios a corto plazo.

Por ejemplo, en Europa, la estrategia con poca visión de futuro de la dirección de la empresa conlleva grandes riesgos para los trabajadores y la sociedad, con una falta de respeto de los compromisos contraídos en el momento de adquirir Alstom Power. En América del Norte, las decisiones de la dirección de cerrar y restringir instalaciones productivas han quebrantado los acuerdos sociales con las comunidades. Los sindicatos de Europa (véase el comunicado de prensa de los sindicatos europeos de la IndustriALL “General Electric: Shareholders first, workers last” (Los accionistas, lo primero, los trabajadores, lo último) y Estados Unidos están tomando medidas contra la dirección con el fin de proteger los intereses de los trabajadores y las comunidades.

Los delegados coincidieron en que la empresa debe aplicar plenamente los derechos fundamentales de los trabajadores, especialmente la libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva, en todas las actividades de la empresa en el mundo entero, sin excepción. Los sindicatos creen que la dirección de GE tiene que colaborar con los sindicatos que representan a los trabajadores de GE con miras a lograr un modelo empresarial social equitativo y justo.

Los sindicatos asistentes a la reunión aprobaron una declaración conjunta para unir a los sindicatos de GE en el mundo entero, con el fin de aumentar la fuerza colectiva de los trabajadores y de pedir a la empresa que reconozca a la red sindical mundial y dialogue con ella.

La red sindical de GE:

  1. Desarrollará la cooperación y la solidaridad a través de las fronteras para aplicar y vigilar los derechos fundamentales de los trabajadores en todos los lugares de trabajo y de lograr condiciones laborales equitativas y justas para todos los trabajadores.
  2. Creará un mecanismo de diálogo social a niveles mundial y/o regional con la dirección, para que se escuchen las voces de los trabajadores en General Electric.
  3. Protegerá y promoverá el empleo sostenible, la justicia social y económica, y la gobernabilidad democrática global de la empresa, de manera que las relaciones laborales sean constructivas y conduzcan a negociaciones de ámbito mundial, con inclusión de la limitación del trabajo precario y de los principios de Transición justa.