Un trabajador de la confección en una fábrica de Bangladeshi en una inspección.

Un trabajador de la confección en una fábrica de Bangladeshi en una inspección.

Un ingeniero del Acuerdo procediendo a una inspección de seguridad estructural en una fábrica de Dhaka.

Un ingeniero del Acuerdo procediendo a una inspección de seguridad estructural en una fábrica de Dhaka.

Un trabajador de la confección en una fábrica de Bangladeshi en una inspección. Un ingeniero del Acuerdo procediendo a una inspección de seguridad estructural en una fábrica de Dhaka.

Primer aniversario del Acuerdo de Bangladesh

15.05.2014

Hoy hace un año, el 15 de mayo de 2013, se hizo historia al firmar 17 marcas de ropa un acuerdo pionero patrocinado por la IndustriALL Global Union y la Uni Global Union para hacer más segura la industria de la confección en Bangladesh.

El Acuerdo sobre seguridad contra incendios y de los edificios en Bangladesh agrupó a la industria de prendas de vestir confeccionadas y a los sindicatos por primera vez en un acuerdo legalmente vinculante para inspeccionar y mejorar las condiciones de seguridad en todas las fábricas que suministran a las marcas signatarias del Acuerdo.

Jenny Holdcroft, directora de política de la IndustriALL, dijo:

El Acuerdo sustituye a los esfuerzos ineficaces y fragmentarios de las marcas individuales del pasado por un acuerdo vinculante con los sindicatos. Se trata de relaciones de trabajo mundiales que se aplican a las violaciones de los derechos de los trabajadores por la cadena de suministro mundial.

El Acuerdo de Bangladesh, que tiene ya 172 signatarios, fue una reacción a uno de los peores accidentes de trabajo de los tiempos modernos, en el que murieron más de mil personas y más de 2.000 resultaron heridas, al derrumbarse el 24 de abril de 2013 el complejo de la fábrica de ropa Rana Plaza, construido ilegalmente.

Desde entonces se han inspeccionado más de 550 fábricas en virtud del Acuerdo para identificar riesgos de seguridad en relación con incendios, equipo eléctrico y edificación en las fábricas que producen para las marcas firmantes. A finales de septiembre de 2014 se espera que, en aplicación del Acuerdo, se hayan inspeccionado 1.500 fábricas, que abarcan a más de 2 millones de trabajadores.

Además de su empeño en mejorar las condiciones de seguridad, la IndustriALL ha puesto en marcha un importante proyecto para aumentar la sindicación en las fábricas de ropa bangladeshíes, por creer que sin una fuerza de trabajo organizada no puede haber una verdadera cultura de seguridad. Antes del desastre del Rana Plaza, la sindicación en las fábricas de ropa era mínima. En un año, los sindicatos afiliados a la IndustriALL han organizado a más de 40.000 trabajadores en 120 fábricas.

La IndustriALL también respalda las demandas de los sindicatos de aumentos del salario mínimo. Aunque en noviembre de 2013 hubo una subida del 77 por ciento, pasando de 38 a 67 USD mensuales, sigue siendo un salario bajísimo, y la IndustriALL continúa ejerciendo presión sobre las marcas para que paguen precios justos por la confección.

La IndustriALL ejerce además gran presión sobre las marcas para que contribuyan al Fondo Fiduciario Rana Plaza independiente para indemnizar a las víctimas y a sus personas a cargo. Para hacer frente a las indemnizaciones de conformidad con las normas internacionales se necesitan 40 millones USD. Hasta ahora sólo se ha recaudado menos de la mitad de esta cifra (17 millones USD).

Léase la declaración del Acuerdo de Bangladesh de hace un año.