Reducción del trabajo precario en Senegal

03.07.2017

Con los convenios colectivos negociados recientemente por los afiliados a la IndustriALL, los sindicatos SYNTICS y SUTIDS, 123 jornaleros consiguieron empleos permanentes en Senegal. Los que tienen entre cinco y diez años de experiencia han pasado a permanentes o reciben formación en el empleo.

En el fabricante de perfumes y productos cosméticos Gandour, 65 de 287 jornaleros han obtenido empleos permanentes. En el fabricante de materias plásticas Polyplast, 58 de 90 puestos se han convertido también en permanentes.

De continuar esta tendencia, habrá más empleos seguros en la fabricación. Esto reviste importancia para los sectores de la química y la construcción, que están creciendo, y lo más probable es que creen puestos de trabajo.

Los afiliados a la IndustriALL han hecho campañas para acabar con el trabajo precario en Senegal en los tres últimos años, y continúa la lucha por el empleo decente.

La campaña contra el trabajo precario, que se llevó a cabo a nivel nacional, sectorial y empresarial, se centró en los empleadores que prefieren contratar a trabajadores temporeros en lugar de ofrecer puestos permanentes. Por ejemplo, los jornaleros reciben salarios más bajos que los permanentes por el mismo cometido. Además, están expuestos a riesgos de accidentes y enfermedades profesionales, y no tienen seguridad social.

El coordinador de la IndustriALL para el Proyecto de trabajo precario en África Subsahariana. Augustin Adakou, dijo que el Gobierno senegalés debe derogar leyes laborales, incluido el Decreto 70-183 de1970 sobre el empleo de los jornaleros y los trabajadores temporeros. Esta anticuada ley no promueve el trabajo decente.

Otros países que han participado en la campaña para acabar con el trabajo precario son Camerún, Burkina Faso y Nigeria, donde se están haciendo esfuerzos similares para conseguir más empleos permanentes.

En 2016, mediante esta campaña, los afiliados a la IndustriALL en los países del proyecto han organizado en los sindicatos a 4.500 trabajadores precarios, y más de 1.500 temporeros se han convertido en permanentes. También se organizaron talleres sobre leyes laborales, aptitudes de negociación y negociación colectiva. Los afiliados han organizado a los trabajadores en los sectores de materiales de construcción, química, energía, metales, minería, petróleo y gas, caucho, pulpa y papel, textil y vestido y cuero y calzado.