La fuerza de trabajo se opone a los planes de subcontratar a 1.000 trabajadores/as en las minas de cobre de KCM en Zambia

Sindicato de Zambia se opone al trabajo precario en minas de cobre

04.10.2017

El Sindicato de Trabajadores Mineros de Zambia (MUZ), organización afiliada a IndustriALL Global Union, ha rechazado los planes de Konkola Copper Mines (KCM), de subcontratar sus operaciones, transfiriendo a contratistas el empleo de más de 1.000 trabajadores/as.

MUZ, que ha logrado la sindicalización de más de 4500 trabajadores/as en KCM, se opone al traslado de puestos de trabajo decentes y permanentes a condiciones de trabajo precarias, ya que la consecuencia será pobreza de los mineros y comunidades mineras en Chingola, Chililabombwe, Kitwe y Nampundwe.

KCM es una filial de la empresa multinacional Vedanta, que participa en la minería y explotación de petróleo y gas en Australia, India, Irlanda, Liberia, Namibia, Sudáfrica y Sri Lanka.

En una reunión con Vedanta Resources, el Presidente de Zambia, Edgar Lungu, dijo que el gobierno también se opone a los planes de KCM. Además, el Ministro de Minas, Christopher Yaluma, mandó a la empresa a suspender los mencionados planes y realizar operaciones de acuerdo con su licencia de explotación de 2004. El sindicato cree que es poco probable que el gobierno aplique las directrices gubernamentales, ya que KCM tampoco cumple con la Ley de Enmienda del Empleo (2015) que declara ilegal la precarización del trabajo permanente.

En lugar de sacrificar empleos, el sindicato pide reinversión en las minas para mejorar las operaciones, comprando nuevos equipos y, a modo de motivación, ofreciendo mayores beneficios a los trabajadores/as. El MUZ considera que la KCM debería aumentar la producción, extendiendo a 50 años la vida útil de las minas.

Por su parte, Nkole Chishimba, Presidente del MUZ y del Congreso de Sindicatos de Zambia, afirmó:  

Vedanta ha fallado a los mineros, a las comunidades mineras y a los contratistas y proveedores locales. El propuesto programa de externalización laboral es inaceptable e inoportuno. Aunque la compañía afirma haber invertido más de US$ 4.000 millones en el período de 11 años, debido a mala administración en cuanto a la adquisición de equipos, materiales y repuestos, no logró aumentar la producción de cobre a 400.000 toneladas. KCM debe devolver la mina al gobierno para que un inversor viable pueda asumir el control en lugar de condenar a la pobreza miles de trabajadores y trabajadoras debido a la precarización del trabajo.

Por otro lado, Kenny Mogane, Encargado Regional de IndustriALL para África Subsahariana, señaló:

Apoyamos la firme postura del MUZ en cuanto a salvar empleos en el sector minero en Zambia. En nuestras campañas en favor de puestos de trabajo más decentes y permanentes, siempre debemos proteger los empleos que existen actualmente, contra aquellas empresas que creen que la seguridad del empleo puede eliminarse cuando quieran. Seguiremos uniéndonos a nuestros afiliados en la lucha contra el trabajo precario.