La concentración del 26 de septiembre en Dhaka

La concentración del 26 de septiembre en Dhaka

Sindicatos de Bangladesh piden duplicar el nuevo salario mínimo

02.10.2018

El Consejo de IndustriALL en Bangladesh ha pedido revisión inmediata del nuevo salario mínimo, diciendo que no cumple con lo que esperaban los trabajadores/as. Exigen duplicar la nueva tasa salarial.

El mencionado Consejo, constituido por afiliados de IndustriALL Global Union en Bangladesh, señaló que el salario mínimo mensual de 8.000 Taka (US$ 95) no basta para cubrir los costos de vida de los trabajadores y trabajadoras de la confección de Bangladesh. El Consejo advirtió que los alquileres han subido hasta en un 50%, y otros costos de vida también han aumentado.

El nuevo salario mínimo se dio a conocer el 13 de septiembre y se implementará en diciembre. Se trata de un aumento del 51% del salario mínimo actual, que se estableció en 2013 como parte de la respuesta del gobierno al derrumbe de la fábrica de Rana Plaza, que causó la muerte de 1.130 personas.

Los sindicatos rechazan el salario propuesto, diciendo que se debe duplicar a 16.000 Taka (US$ 190). En la actualidad, las fábricas estatales pagan este monto y los sindicatos consideran que el salario mínimo debe por lo menos coincidir con la política salarial del estado. El 26 de septiembre, los trabajadores/as realizaron una concentración en Dhaka para protestar contra el nivel de los sueldos, exigiendo la intervención del primer ministro.

Todavía no se han dado a conocer otras tasas salariales, pero el salario mínimo es de crucial importancia porque es una base de referencia para todos los demás niveles salariales, que cubre a millones de trabajadores y trabajadoras fabriles. Para sobrevivir, la fuerza de trabajo se ve obligada a recurrir a horas extra y otros ingresos adicionales. El salario mínimo determina el nivel de pago de horas extra, los bonos de días de feriado, y beneficios por años de servicio y de jubilación.

Los sindicatos piden un acuerdo salarial que señale los sueldos para otros escalafones, así como una reducción del número de escalafones de siete a cinco. Quieren que se aplique una política para promover a los trabajadores/as a un escalafón más alto después de dos años, un aumento de los salarios de aprendices de 4.180 Taka (US$ 49) a 10.000 Taka (US$ 118) y una reducción del período de capacitación de seis a tres meses. Los salarios por trabajo a destajo deben decidirse antes de comenzar los trabajos, y se debe establecer un aumento anual del 10% en el salario mínimo, en la misma proporción que la inflación.

Por su parte, Jenny Holdcroft, Secretaria General Adjunta de IndustriALL, afirmó:

“Esta decisión demuestra una vez más la insuficiencia del sistema del salario mínimo para respaldar salarios dignos para los trabajadores y trabajadoras de la confección de Bangladesh. Se necesita establecer urgentemente negociación colectiva sectorial entre empleadores y sindicatos para que se puedan acordar aumentos salariales que tomen en cuenta el aumento del costo de la vida para todas las categorías de la fuerza de trabajo”.

El año pasado, Bangladesh produjo prendas de vestir por un valor de US$ 30 mil millones para los principales minoristas mundiales. Esta industria representa el 80% de las exportaciones del país y emplea principalmente a mujeres. Los propietarios de fábricas de Bangladesh dicen que se ven presionados por minoristas mundiales que no han aumentado las tarifas.

En diciembre de 2016, el gobierno de Bangladesh reprimió brutalmente una protesta salarial de los trabajadores/as, deteniendo a muchos dirigentes sindicales.