Reunión del Consejo de Trabajadores de DowDuPont en Norteamérica, realizada en Elizabethtown, Kentucky, EE.UU. del 25 al 28 de septiembre de 2017.

Sindicatos manifiestan sus inquietudes y exigencias ante la mega-fusión de DowDuPont

06.10.2017

La industria química a nivel mundial ha experimentado una serie de grandes fusiones y adquisiciones en los últimos dos años. Esto es consecuencia de la reestructuración a gran escala del sector como parte de estrategias de las empresas multinacionales para consolidarse mediante fusiones, adquisiciones, y el desarrollo de asociaciones estratégicas.

La mayor fusión en la industria química fue realizada por dos gigantes químicos estadounidenses, Dow Chemical Co y DuPont, grandes empresas norteamericanas del sector de la química, creando DowDuPont, lo cual constituyó la mayor fusión que jamás se había visto en esta industria. En diciembre de 2015, las dos compañías dieron a conocer la fusión, que tiene un valor de US$ 130.000 millones. La fusión fue finalizada a fines de agosto de este año, habiendo seguido los correspondientes procedimientos de aprobación en varios países. En el transcurso de los próximos 17 meses, esta gigantesca empresa química recién creada tiene la intención de dividirse en tres secciones independientes, centrándose en la agricultura, productos especializados y materiales. Los sindicalistas están preocupados por las consecuencias potenciales de esta división para los empleados, sus familias y comunidades.

Esta fusión también provocó la realización de otros grandes pactos de fusión en la industria química, entre los cuales figuran los acuerdos de ChemChina (China) con Syngenta (Suiza), y Bayer (Alemania) con Monsanto (EE.UU.). Con las fusiones de Bayer / Monsanto, Dow Chemical / DuPont y ChemChina / Syngenta, las tres nuevas compañías controlan un 70% del mercado mundial de pesticidas y un 80% del mercado estadounidense de semillas de maíz.

A principios de este año, dos empresas de gases industriales, Linde (Alemania) y Praxair (EE.UU.) dieron a conocer su fusión, que tenía un valor de US$ 43.000 millones, en tanto Huntstman, que tiene su sede en EE.UU., y Clariant, con sede en Suiza, firmaron un acuerdo de fusión por US$ 20.000 millones.

En estas circunstancias, los dirigentes sindicales que representan a miles de trabajadores y trabajadoras en las operaciones de DowDuPont en Norteamérica y en todo el mundo se reunieron en Kentucky, EE.UU., los días 25 al 28 de septiembre de 2017.

Los participantes en la reunión del Consejo de Trabajadores de DowDuPont en Norteamérica debatieron temas clave relacionados con la reciente fusión.

Por su parte, Kent Holsing, Presidente del Consejo de Trabajadores de DowDuPont en Norteamérica y Presidente del sindicato local 12075 del USW en Midland, Michigan, señaló:

“Los trabajadores y trabajadoras de DowDuPont se enfrentan a muchos cambios y desafíos en los próximos meses. La fuerza de trabajo de las plantas sindicalizadas de DowDuPont en todo el mundo va a trabajar en forma conjunta para asegurar representación de los mejores intereses de sus miembros.

“Estamos hablando no sólo en nombre de los empleados sindicalizados de DowDuPont, sino también para defender a los empleados no sindicalizados que no tienen esa posibilidad de representación. Estamos preparando medidas para hacer frente a estas preocupaciones”.

Entre otros temas tratados en la reunión, figuraron la seguridad en el lugar de trabajo, la sindicalización y la importancia de establecer comunicación proactiva entre las corporaciones y los sindicatos correspondientes. La reunión también sirvió para fortalecer los lazos internacionales, aumentando el respeto mutuo y la comprensión en los diferentes lugares de trabajo sindicalizados de DowDuPont.

Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL, quien participó en la reunión por vía de videoconferencia, informó sobre la situación actual de las operaciones de la compañía en todo el mundo. Özkan dio a conocer comentarios de los sindicatos sobre la falta de información y diálogo social, el temor sobre el futuro de las plantas y los derechos que se habían logrado, en particular una serie de convenios colectivos. Los sindicatos también exigieron intercambio constante de información y experiencias, además de comunicación regular y, si fuera necesario, acción conjunta.

En la conferencia sindical también se informó sobre las conclusiones de la Reunión Tripartita de 2011 de la OIT para la promoción del diálogo social sobre la reestructuración y sus efectos en el empleo en las industrias química y farmacéutica.

La reunión de la OIT acordó que “el diálogo social desempeña un papel esencial para que tengan éxito los procesos de reestructuración en las industrias química y farmacéutica. Para ser eficaz en este respecto, dicho diálogo debería:

  • ser oportuno, lo que significa lo antes posible;
  • basarse en respeto mutuo en el contexto de buenas relaciones laborales entre empleadores y trabajadores/as y sus respectivas organizaciones, y se debe llevar a cabo en un espíritu de cooperación y buena fe;
  • considerar y abordar las situaciones que puedan surgir a consecuencia de la reestructuración y sus respectivas implicaciones para la administración y la fuerza de trabajo;
  • basarse en un intercambio de opiniones completo y significativo;
  • basarse en toda la información pertinente, que la administración empresarial debe comunicar lo antes posible con los trabajadores/as y sus representantes; y
  • involucrar a los representantes de los empleadores y de los trabajadores/as y, cuando corresponda, a las entidades gubernamentales pertinentes.

Por su parte, Kemal Özkan afirmó:

“A medida que los sindicatos que representan a los empleados de DowDupont en todo el mundo planteen sus preocupaciones sobre la fusión, la administración de la empresa debe escuchar e intercambiar opiniones sobre las consecuencias para los empleados. Esta es una de nuestras principales reivindicaciones.

“Continuará nuestra labor en las redes sindicales de las operaciones de DowDupont en todo el mundo. Estamos listos para actuar en forma conjunta”.

La industria química mundial es uno de los mayores sectores del ecosistema manufacturero, produciendo US$ 3,9 trillones en ventas, con un nivel de crecimiento mundial del 3,6%. Este sector emplea directamente a unos 20 millones de trabajadores/as a nivel mundial.

En la reunión de Kentucky participaron representantes de: United Steelworkers (EE.UU y Canadá); el Sindicato Internacional de Ingenieros de Operaciones; Texas City Metal Trades; el Consejo Sindical Internacional de Trabajadores del Sector de la Química/UFCW; la Conferencia Internacional de Bomberos y Engrasadores; Ampthill Rayon Workers Incorporated (ARWI);  el Comité de Empresa de Dow Chemical-Stade (Alemania); UNITE the Union (Reino Unido, Irlanda); el Sindicato Obreros Empleados Petroquímicos Unidos-SOEPU (Argentina); la CUT y Forca Sindical (Brasil); e IndustriALL Global Union (Ginebra, Suiza).