Trabajadores de Rio Tinto protestan contra las políticas de vigilancia que aplica la empresa.

Los trabajadores han firmado una petición en la que protestan contra las políticas de férreo control patronal que aplica Rio Tinto.

Trabajadores protestan contra la 'vuelta al apartheid' en Rio Tinto en Namibia

17.08.2015

Los trabajadores de la mina de uranio Rössing, propiedad de Rio Tinto en Namibia, organizaron una manifestación y entregaron una petición a la administración de la empresa, señalando que los gerentes de Rössing “quieren hacernos volver al sistema del apartheid”.

En el mes de julio, los trabajadores de Rio Tinto pararon sus labores a consecuencia de que la empresa había instalado equipos de vigilancia en los camiones de transporte. Debido a esta violación de los derechos laborales, los trabajadores de esa empresa han vuelto a manifestar su descontento el viernes pasado. Los trabajadores cuentan con representación del Sindicato de Trabajadores Mineros de Namibia (MUN), organización afiliada a IndustriALL.

La petición de los trabajadores de Rössing afirma que el equipo de vigilancia - que incluye una grabadora de audio oculta detrás del asiento del conductor - fue instalado por la administración sin consultación, violando así el código de conducta de la empresa, “Cómo trabajamos”.

IndustriALL publicó recientemente el informe “Rio Tinto: Cómo funciona realmente”, en el que se describe cómo Rio Tinto viola sistemáticamente su propio código de conducta.

La petición también denuncia: la victimización de los representantes de los trabajadores; la política que aplica la compañía por la cual cambia en forma unilateral las condiciones de trabajo; y preocupaciones por peligro en el trabajo.

Los temores de los trabajadores derivados de las condiciones peligrosas en el trabajo son muy extendidos. Este año ya se han producido muertes de trabajadores de Rio Tinto en Canadá, Chile, Indonesia, Madagascar y Sudáfrica.

Los trabajadores de Rössing exigen, entre otras reivindicaciones, que se retiren las acusaciones contra los trabajadores que protestaron por la instalación de equipos de vigilancia, que la administración cumpla con la política oficial de la empresa, y que la administración trate con respeto a los trabajadores.

Por otra parte, el MUN recientemente también manifestó su preocupación por el uso cada vez más frecuente de mano de obra precaria en Rössing. El empleo precario incluye trabajo temporal, casual y subcontratado, que muchas veces se caracteriza por bajos salarios, pocas prestaciones sociales e inseguridad laboral.

Los trabajadores de Rössing se preparan para el 7 de octubre, una jornada mundial de acción en Río Tinto. El 7 de octubre es un día en el que los sindicatos de todo el mundo se movilizan contra el trabajo precario como parte de la campaña de IndustriALL “STOP al Trabajo Precario”. Con esta acción, los sindicatos de trabajadores de Rio Tinto en todo el mundo pedirán a Rio Tinto poner fin al trabajo precario, y, en su lugar, ofrecer puestos de trabajo seguros con buenos salarios y sus correspondientes prestaciones sociales.