Miembros de Çelik-İş

Miembros de Birleşik Metal-İş

Miembros de Çelik-İş

Miembros de Birleşik Metal-İş

Miembros de Çelik-İş

Miembros de Birleşik Metal-İş

Miembros de Birleşik Metal-İş

Turquía: La huelga de la industria del metal prohibida por el Gobierno

26.01.2018

¿Sigue habiendo derecho de huelga en Turquía? La respuesta es claramente NO. Una huelga de 130.000 trabajadores en 179 lugares de trabajo en todo el sector del metal en Turquía, incluidas todas las empresas multinacionales importantes, programada para comenzar el 2 de febrero de 2018, ha sido prohibida por el Gobierno aduciendo que es “perjudicial para la seguridad nacional”.

La huelga se anunció como resultado de un conflicto por las fallidas negociaciones sectoriales entre los tres sindicatos que representan a los trabajadores metalúrgicos, incluidos los afiliados a Industrial Birleşik Metal-İş y Çelik-İş, y la Asociación de Empleadores de la Industria del Metal, MESS.

La prohibición de la huelga se ha hecho por decreto gubernamental, anunciada en el Boletín Oficial el 26 de enero de 2018, previa firma del presidente, del primer ministro y de todos los ministros del gabinete el 24 de enero. El decreto especifica los 179 lugares de trabajo en los que se ha prohibido la huelga, entre ellos  los de multinacionales como ThyssenKrupp, Bosch, Ford, Mercedes Benz, Renault y Siemens.

El día en que se promulgó el decreto por el que se prohibía la huelga, la organización de empleadores MESS invitó a los tres sindicatos a otra reunión de negociación antes de la fecha de la huelga.  Sin embargo, el decreto prohíbe nuevas conversaciones entre el sindicato y los empleadores.

Los sindicatos declararon un conflicto al fracasar las negociaciones a comienzos de diciembre de 2017. Se designó un mediador gubernamental, pero no se pudo resolver el conflicto. La última oferta de MESS fue rechazada por los tres sindicatos el 11 y el 12 de enero.  Los salarios en la industria metalúrgica son bajos, y las condiciones, difíciles y peligrosas. Los sindicatos exigen una considerable mejora.

La ley turca de 2012 sobre los sindicatos y los convenios colectivos del trabajo, Ley 6356, contiene una disposición según la cual “una huelga o cierre patronal legal que se haya convocado o iniciado puede ser suspendida por el Consejo de Ministros durante 60 días mediante un decreto si es perjudicial para la salud pública o la seguridad nacional”.

El Gobierno turco abusa regularmente de la Ley 6356, y las huelgas se prohíben con frecuencia por el Gobierno, en violación del Convenio núm. 87 de la OIT sobre el derecho a la libertad sindical. Los sindicatos turcos han desafiado muchas veces las prohibiciones de huelga y han recurrido a la acción laboral ilegal. En algunos casos, han conseguido importantes victorias a pesar de la prohibición.

Birleşik Metal-İş ha publicado una declaración de desafío, en la que dice:

“¡No reconocemos la prohibición de la huelga! Estaremos en huelga el 2 de febrero. Hoy, como trabajadores metalúrgicos, vamos a responder a quienes prohíben nuestra huelga utilizando nuestra energía derivada de la producción en los lugares de trabajo.”

Los secretarios generales de la IndustriALL Global Union y de IndustriAll Europe, Valter Sanches y Luc Triangle, han respondido escribiendo al Gobierno turco para condenar la prohibición de la huelga, diciendo:

“En consejos de ministros del actual partido gobernante se han prohibido diversas huelgas en diferentes sectores catorce veces. Todavía recordamos perfectamente la anterior prohibición de las huelgas en la industria del metal en enero de 2017.

Como ya hemos criticado de forma inequívoca esta política muchas veces, estamos obligados a expresar de nuevo nuestra fuerte desaprobación de la flagrante violación por el Gobierno de Turquía del derecho fundamental de los trabajadores a la huelga, que está garantizado por la constitución de Turquía y por los convenios internacionales del trabajo, así como por la jurisprudencia de la Organización Internacional del Trabajo.”

Los secretarios generales enviaron también una carta de solidaridad a los trabajadores metalúrgicos turcos a través de los sindicatos afiliados, diciendo:

“Reiteramos el compromiso de nuestras organizaciones a mantener una firme solidaridad con todos ustedes. No están solos. Su lucha es nuestra lucha. Y seguiremos apoyándoles hasta que se logre la justicia en los lugares de trabajo y en la sociedad.”