No más diamantes sucios

12.07.2017

Afiliados a la IndustriALL de Europa, África Subsahariana y la India han puesto en marcha una Red Mundial del Diamante para luchar contra la explotación y mejorar las condiciones de trabajo en toda la cadena de valor global.

Los representantes sindicales se reunieron en Windhoek (Namibia) del 3 al 5 de julio para crear la Red Mundial del Diamante (RMD), con el objetivo de poner fin a los abusos de derechos humanos y de mejorar los salarios y las condiciones de trabajo en las minas de diamantes.

La RMD trabajará para asegurar puestos de trabajo y luchará para acabar con el trabajo precario y la subcontratación. . La fijación de salarios mínimos, la reconversión de trabajadores en caso de pérdida de empleo y los acuerdos justos cuando haya reducción de personal mejorarán los medios de vida de los trabajadores. Algunas de las principales demandas son la igualdad de género, el desarrollo económico sostenible y la competencia justa.

Los planes de la RMD para trabajar con organizaciones locales y mundiales incluyen a las empresas que se dedican al comercio de diamantes, así como a los gobiernos. Hará campaña para establecer normas de diligencia debida a niveles local y mundial. A falta de un órgano regulador mundial sobre la minería del diamante, la red mundial decidió participar en sistemas de certificación voluntaria creíbles como la Iniciativa para Asegurar una Minería Responsable (IRMA) y pedir a los gobiernos que regulen la industria.

También habrá iniciativas de solidaridad para fomentar el abastecimiento responsable, a fin de boicotear los diamantes producidos en condiciones de violaciones de derechos humanos.

Para lograr los objetivos de la RMD habrá campañas sobre la certificación de diamantes y leyes laborales, convenios colectivos y reglamentación de la salud y la seguridad, que protejan los derechos de los trabajadores. La red promoverá asimismo el intercambio de información y de conocimientos sobre la sindicación, la creación de capacidad, la negociación colectiva, la potenciación de las mujeres y el liderazgo.

La necesidad de la RMD se debe a un pasado teñido de diamantes de sangre o de conflictos. Con el dinero de esos diamantes se han financiado ejércitos y milicias rebeldes en guerras civiles que han matado a cerca de cuatro millones de personas en Sierra Leona, Liberia, la República del Congo, Costa de Marfil, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo.

También ha habido abusos de derechos como violaciones, trabajo infantil o forzoso, daños al medio ambiente y riesgos de salud para las comunidades locales debido a la extracción de diamantes. En los casos de conflictos armados en la República Centroafricana y abusos de los derechos humanos por las fuerzas de seguridad gubernamentales en Zimbabwe se han violado las leyes internacionales y humanitarias.

Los mecanismos existentes han sido en gran medida ineficaces para tratar esos abusos. El Sistema de certificación del proceso de Kimberley, algunas disposiciones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos e incluso asociaciones industriales, incluido el Consejo de Joyería Responsable, han logrado muy poco para detener los abusos.

El director de minería de la IndustriALL, Glen Mpufane, dijo:

En la RMD intervendrán círculos interesados y las marcas y los minoristas de la joyería para conseguir que la extracción de diamantes beneficie también a los trabajadores, y que no haya violaciones de los derechos humanos.

Yves Toutenel, AVC-Transcom, Bélgica, y Beverley Murangi, Sindicato de Mineros de Namibia, copresidirán la red.