"Violencia – No en nuestro lugar de trabajo"

"Violencia – No en nuestro lugar de trabajo"

"Violencia – No en nuestro lugar de trabajo"

Por qué los sindicatos deben actuar sobre la violencia y el acoso contra las mujeres

08.03.2018

En recientes campañas en las redes sociales como #Metoo y #Timesup se ha puesto de relieve la violencia de género en el trabajo y mostrado la magnitud del problema. Los sindicatos tienen que actuar sobre la violencia contra las mujeres y abogar por una ley internacional vinculante sobre la violencia de género.

La violencia y el acoso contra las mujeres están muy extendidos

Según la Organización Mundial de la Salud, el 35 por ciento de las mujeres del mundo – 818 millones – mayores de 15 años han sufrido violencia sexual o física en el hogar, en sus comunidades o en el lugar de trabajo. Los sindicatos tienen que seguir elevando la toma de conciencia de que la violencia contra las mujeres es real, y sucede en todas partes.

La violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos

De conformidad con la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, “La violencia contra la mujer” es “todo acto de violencia basada en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en el vida privada.” En esta Declaración se reconoce que la violencia contra la mujer viola los derechos de las mujeres y las libertades fundamentales, en tanto que en la Declaración y Programa de Acción de Viena se reconoce que la eliminación de la violencia contra la mujer en la vida pública y privada es una obligación de derechos humanos.

La violencia contra las mujeres es un obstáculo a la igualdad de género en el trabajo

Las mujeres tienen menos probabilidades de entrar en el mercado de trabajo que los hombres: la violencia y el acoso sexual siguen siendo una barrera a la entrada y la evolución de las mujeres en el mercado de trabajo, o la realización de determinados cometidos. Al mismo tiempo, la continua segregación de las mujeres en empleos y puestos precarios, mal remunerados y de baja condición contribuye a aumentar los riesgos de esas trabajadoras.

Los sindicatos tienen un papel fundamental en la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres en el lugar de trabajo

En el informe de la Oficina de Actividades para los Trabajadores, de la OIT, sobre violencia contra los hombres y las mujeres en el mundo del trabajo se muestra que existe una fuerte relación entre el acceso a un trabajo decente, la no discriminación y la protección de un sindicato para prevenir la violencia contra las mujeres y los hombres en el trabajo. Los sindicatos desempeñan una función esencial en la sensibilización sobre el acoso sexual entre sus miembros, la negociación de políticas y acuerdos en los que se establezcan procedimientos para la formulación y tramitación de denuncias, así como para prevenir el acoso sexual.

Necesitamos un convenio de la OIT sobre la violencia de género

Todavía no existe una ley a nivel internacional que fije una referencia para la adopción de medidas con el fin de erradicar la violencia y el acoso, incluidos la violencia y el acoso basados en el género, en el mundo del trabajo. Se necesita un Convenio general de la OIT, complementado por una Recomendación, que insista firmemente en la prevención, el tratamiento y la corrección de la violencia de género en el trabajo.

La IndustriALL hace un llamamiento a todos los afiliados para que se movilicen el 8 de marzo y muestren la determinación de los sindicatos para lograr la igualdad de género, y decir no a la violencia contra las mujeres.