IndustriALL, UITA y Unilever establecen compromiso conjunto para impedir acoso sexual en el lugar de trabajo

27.01.2016

El acoso sexual es un problema universal, tanto en el lugar de trabajo como en otras partes.  Puede dañar vidas y carreras, produciendo problemas psicológicos de larga duración, perjudicando la situación social y la carrera profesional de las personas, y socavando gravemente el ambiente de trabajo.

La Organización Internacional del Trabajo define el acoso sexual como una forma de discriminación de género. Es ilegal en muchos países, pero sigue siendo un problema difícil de abordar con eficacia. Unilever, IndustriALL y UITA, sindicatos internacionales que representan a la fuerza de trabajo sindicalizada de la empresa, han firmado un compromiso conjunto para evitar el acoso sexual en los lugares de trabajo.

Este importante acuerdo se caracteriza por lo siguiente:

  • Establece una definición clara y completa de lo que constituye acoso sexual, para así procurar que la administración de Unilever en todos los niveles, junto con todos los empleados/as, incluido personal tercerizado facilitado por proveedores de mano de obra, sepan claramente qué es lo que constituye el acoso sexual
  • Explica los procedimientos para que los empleados sepan cómo formular una queja sobre un problema potencial, y para que tengan la confianza necesaria para reportar cualquier abuso
  • Especifica las medidas concretas que la empresa debe aplicar en el caso de presentarse una queja
  • Proporciona directrices detalladas para la aplicación del acuerdo en cada lugar de trabajo de Unilever y para evaluar el progreso logrado

Por su parte, Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL, señaló lo siguiente:

“El acoso sexual es un problema grave que afecta a las mujeres trabajadoras en todos los lugares de trabajo en el mundo. IndustriALL acoge con agrado esta oportunidad de trabajar junto con Unilever, una importante empresa multinacional; esperamos utilizar este acuerdo para lograr la eliminación de estos abusos contra las mujeres en las plantas de Unilever en el mundo”.

Por otro lado, Ron Oswald, Secretario General de UITA, calificó el acuerdo de la siguiente manera:

“Ésta es una iniciativa conjunta, concreta y práctica, que tiene como fin combatir de manera efectiva el acoso sexual y que en este importante aspecto se protejan adecuadamente los derechos de todos los que trabajan para Unilever”. Agregó que “Esperamos con mucho interés trabajar junto con Unilever y nuestros afiliados en la empresa para asegurar que este compromiso se aplique, con vigilancia y seguimiento apropiados”.

Por parte de la empresa, Paul Polman, Director General de Unilever, afirmó lo siguiente:

“El acoso sexual y otras formas de discriminación no tienen cabida dentro de Unilever, ni tampoco en ninguna parte. Sólo a través de su erradicación podemos crear lugares de trabajo verdaderamente diversos e incluyentes. Sabemos que la mejor manera de avanzar es a través del diálogo auténtico y procedimientos confiables y eficaces para que los trabajadores y trabajadoras planteen inquietudes o quejas. Acojo con gran satisfacción el apoyo de UITA, IndustriALL y sus miembros afiliados para ayudarnos a desarrollar más el trabajo que ya hemos realizado. Estos problemas no son exclusivamente de Unilever; por tanto, para crear un cambio positivo y duradero, también estamos comunicando al respecto con nuestros proveedores, socios comerciales y otros en nuestro sector, y más allá también. Nos hemos comprometido a dedicar todo el esfuerzo posible para promover el cumplimiento de este acuerdo, y a la vez seguiremos trabajando para que se respeten, defiendan y promuevan los derechos humanos”.