Seoul

Kathmandu

The Hague

Brussels

Geneva

London

Washington DC

Bangladesh: elementos de una campaña exitosa

02.03.2017

Mirada entre bastidores de una campaña exitosa. Lograr el cambio social es difícil, y no basta con el clictivismo: la firma de una petición en línea. Entonces, ¿Cómo han realizado la campaña y han ganado?

La cuestión

Los trabajadores del textil y la confección en Bangladesh se están uniendo a los sindicatos y luchando por mejores condiciones. En diciembre de 2016, miles de ellos se declararon en huelga por un aumento del salario mínimo: 1.600 fueron despedidos, 35 sindicalistas fueron detenidos, otros tuvieron que esconderse y se cerraron las oficinas sindicales.

La IndustriALL y su organización sindical hermana UNI lanzaron una campaña para poner fin a la represión. Ayer, recibimos la confirmación de que hemos tenido éxito: el último sindicalista fue liberado de la cárcel, y nuestros afiliados sindicales en Bangladesh han sido reconocidos como interlocutores en la negociación por el Gobierno y la asociación de empleadores, la BGMEA.

¿Cómo hicimos?

1. Teníamos una historia de fondo

Hemos pasado años sensibilizando sobre las condiciones en Bangladesh, y creando relaciones con la clase trabajadora para mejorar las cosas. Por lo tanto, podíamos iniciar rápidamente la campaña con un simple mensaje.

2. Movilizamos nuestra base

Establecimos contacto con nuestros afiliados en todo el mundo y les pedimos que enviaran cartas de protesta al Gobierno bangladeshí. Coordinamos un día de acción con protestas organizadas por los sindicatos ante las embajadas de Bangladesh en Berlín, Ginebra, Londres, Bruselas, La Haya, Washington D.C., Nueva York, Ottawa, Kathmandú y Seúl.

3. Campaña de LabourStart

Pusimos en marcha una campaña en LabourStart, el sitio de la petición en línea del movimiento obrero. Más de 10.000 sindicalistas de todo el mundo enviaron mensajes de protesta al Gobierno de Bangladesh.

4. Activamos nuestra red

Hemos establecido fuertes relaciones con ONG asociadas. Contactamos a organizaciones como La Campaña Ropa Limpia y Revolución de la Moda, que apoyaron nuestra campaña y la compartieron con sus redes.

5. Ofrecimos a la gente algo que hacer

Llegamos al público en general utilizando las redes sociales para narrarles la historia de los trabajadores que confeccionan su ropa de manera sencilla y comprometedora. Utilizamos un contenido fácilmente compatible con gran cantidad de imágenes.

Preparamos un cartel sencillo para exigir la liberación de los sindicalistas, y facilitamos su descarga. Pedimos a la gente que se hiciera fotografías sosteniendo el cartel, y compartimos todo ello en las redes sociales con  nuestra campaña hashtag #EveryDayCounts (CadaDiaCuenta). Centenares de personas enviaron imágenes, lo que ayudó a difundir aún más el mensaje.

6. Utilizamos alternativas positivas

Nuestros adversarios calificaron las protestas sindicales de criminales y violentas. Pero lo contrarrestamos con una alternativa positiva: dos de nuestros afiliados firmaron convenios colectivos con empleadores de la confección de Bangladesh durante el período de la represión, demostrando así que las relaciones laborales son posibles.

7. Utilizamos los acuerdos marco globales

Hemos pasado años creando relaciones con importantes marcas de moda que se abastecen en Bangladesh. Hemos firmado acuerdos marco globales con H&M, Inditex (ZARA), Tschibo y Mizuno. Esos acuerdos contienen una firme terminología de modo que las marcas asumen la responsabilidad de su cadena de suministro, e incluyen el compromiso de apoyar la negociación colectiva.

El activismo del consumidor significa el constante aumento del número de personas que saben ahora cómo se fabrica su ropa: para ser competitivas, las marcas tienen que mostrar también que se preocupan de ello. Las principales marcas no se pueden permitir que se les asocie con la represión de los trabajadores en Bangladesh. Como resultado, anunciaron que no asistirían a la crucial feria comercial de la industria: la Cumbre de Ropa de Dhaka.

Esta fue la última gota de agua para los propietarios de las fábricas.

8. Nos establecimos como asociados

Los sindicatos hacen acuerdos. Tendremos que trabajar con el Gobierno y la federación de empleadores en el futuro para crear una industria de la confección exitosa que proporcione empleos de calidad.

Hemos logrado una situación en la que al Gobierno y a los empleadores les resultaría realmente costoso continuar la represión, y dejamos claro que estábamos en condiciones de intensificar la campaña. Luego, les dimos una salida.

Los representantes sindicales sobre el terreno, el Consejo de Bangladesh de la IndustriALL, negociaron un acuerdo en virtud del cual se liberó a los sindicalistas detenidos. Se asumió el compromiso de readmitir a los trabajadores despedidos, y establecimos el precedente de que se reconociera al CBI como interlocutor en las negociaciones.

Conclusión

Los dos factores más importantes de nuestro éxito fueron:

  1. Dedicar tiempo a crear relaciones y confianza previamente, para poder movilizar con rapidez a un gran número de personas.
  2. Abordar el problema desde diferentes ángulos. Con el envío de correos electrónicos y cartas al Gobierno bangladeshí, las protestas en las embajadas, y la negativa de las marcas a asistir a la cumbre de la ropa, se ejerció presión por todas partes.

La campaña se basó en las relaciones y las redes. Hemos mostrado nuestros puntos fuertes (nuestras redes) y puesto de manifiesto los puntos débiles de los empleadores (el daño a su reputación y la amenaza de la pérdida de negocio).