Jump to main content
IndustriALL logotype

Unidos por un futuro justo: ¡es hora de saldar la deuda!

Read this article in:

El mundo está experimentando una desigualdad cada vez mayor. Si no tomamos medidas, corremos el riesgo de perder los logros conquistados durante el siglo pasado. IndustriALL y sus afiliados están llevando a cabo acciones coordinadas a nivel mundial para exigir un futuro mejor.

“Tenemos un plan para un futuro justo. ¡Debemos articularlo, crear coaliciones y luchar juntos por su ejecución!”

expresó el secretario general de IndustriALL, Atle Høie.

Inequality action day statement

ENGLISHSPANISHJAPANESEARABIC 

Unidos por un futuro justo: ¡es hora de saldar la deuda! ¡Reunámonos el 7 de octubre y exijamos lo que nos corresponde para lograr un futuro justo!

Elementos básicos para un futuro justo

  • Los derechos fundamentales de los trabajadores, con plena aplicación de los Convenios 87 y 98 de la OIT, así como leyes laborales nacionales que permitan que los trabajadores se defiendan.
  • Un mejor acceso a la negociación colectiva, donde los sindicatos tengan el poder de lograr mejores condiciones.
  • La densidad sindical: es necesario sindicalizar a más trabajadores, en más sectores, y protegerlos mediante convenios colectivos.
  • Los salarios decentes: los trabajadores de todo el mundo necesitan un aumento salarial que refleje la tasa de inflación y los sacrificios realizados durante la pandemia de la COVID. Deben recibir salarios acordes a su contribución esencial en la creación de valor.
  • Una protección social que incluya subsidios por desempleo y enfermedad, licencias remuneradas por maternidad y paternidad, fondos para la reorientación profesional y pensiones debidamente financiadas.
  • La diligencia debida en materia de derechos humanos, que nos permita exigir a las empresas que rindan cuentas mediante mecanismos jurídicos accesibles.
  • La igualdad de género, que garantice a las mujeres su cuota de puestos de trabajo bien remunerados, así como que reciban la misma remuneración por un trabajo de igual valor.
  • La solidaridad global contra el flagelo del racismo, que brinde apoyo a los migrantes y refugiados.
  • La redistribución de la riqueza a través de la justicia fiscal, lo que incluye cobrar un impuesto sobre los beneficios inesperados a quienes hicieron una fortuna con la COVID, así como invertir en la sociedad.
  • La Transición Justa: necesitamos un plan financiado y desarrollado mediante el diálogo social para gestionar la transición a las cero emisiones netas, así como reemplazar el trabajo con altos niveles de emisiones de carbono por empleos de calidad, ecológicos y sindicalizados.
  • La seguridad alimentaria y energética para proporcionar un acceso sostenible a las necesidades básicas a un costo asequible, especialmente en relación con la creciente cantidad de hogares de bajos ingresos.
  • El diálogo social, que permita a todas las partes interesadas, incluidos los trabajadores, participar en la formulación de políticas nacionales para mejorar su calidad de vida.

¿Qué pueden hacer ustedes y sus sindicatos?

La acción sindical es la clave del éxito de esta campaña y del día de acción mundial, ya que debemos dar un mensaje unánime sobre la creciente crisis de desigualdad.

Las acciones pueden variar en función de las diferentes prioridades o situaciones a nivel nacional y regional. A continuación se mencionan algunas de las acciones posibles:

Manifestaciones

  • Marchas, movilizaciones, reuniones públicas y acciones creativas en las calles.

Campañas en los medios de comunicación

  • Creación de recursos en línea sobre el problema de la desigualdad y las formas de resolverlo.
  • Difusión de artículos de opinión que obtengan cobertura de medios locales y mundiales.
  • Campañas en redes sociales.
  • Un evento en línea, por ejemplo, un seminario web.

Campañas multinacionales

  • Una campaña mundial contra una empresa multinacional específica que se ha determinado que contribuye a la creciente desigualdad.
  • Una campaña sobre negociación colectiva para obtener mejores condiciones de una empresa específica.
  • Campañas de sindicalización que señalen los problemas de los trabajadores  relacionados con la desigualdad.

Campañas políticas

  • Presionar a gobiernos y políticos con una serie de exigencias precisas en torno a la desigualdad.
  • Hacer campaña por candidatos políticos que ofrezcan soluciones a la crisis.

¿Qué acción llevará a cabo su sindicato el 7 de octubre?

Si esta acción no se puede llevar a cabo el 7 de octubre, los sindicatos pueden realizarla otro día, preferiblemente entre el 28 de septiembre y el 18 de octubre.

Materiales de la campaña

¿Cuáles son los principales problemas relacionados con la desigualdad en su sector o país? A continuación, pueden elegir y descargar carteles vinculados a los problemas de su sindicato, disponibles en varios idiomas.

No olviden compartir sus acciones con nosotros usando el hashtag #JustFuture

ENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPA
ENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPA
ENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPA
ENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPAENG FRA SPA

Contexto

La desigualdad está desgarrando el tejido social

En la década de 1970, la economía mundial sufrió un cambio dramático: el aumento de los salarios dejó de corresponderse con el aumento de la productividad. La revolución neoliberal quebró la relación entre trabajo y recompensa. Desde entonces, los trabajadores han recibido una proporción cada vez menor de la riqueza que generan, mientras que los ricos han aumentado sus beneficios exponencialmente.

Este modelo económico ha contaminado nuestra política, y los políticos se han alejado de su mandato democrático y han dejado la gobernanza en manos del libre mercado En lugar de tratar de construir sociedades exitosas, se han centrado en lograr que el mercado esté presente en cada vez más aspectos de la vida. Los sindicatos han sido atacados en todo el mundo, y la disminución de nuestro poder se ha visto equiparada por una participación cada vez más baja de la clase obrera en la distribución de la riqueza.

Esto ha provocado una serie de crisis, entre ellas la desintegración de comunidades a raíz de la desindustrialización en Occidente en las décadas de 1980 y 1990, la crisis financiera de 2008, una crisis mundial de la democracia y la crisis climática actual. En todos los casos, los trabajadores han tenido que pagar el precio con peores niveles de vida. En la actualidad, somos testigos de cómo se desgarra el tejido de nuestras sociedades, con una creciente informalización del trabajo y cada vez más ataques a los sindicatos. El fracaso de la globalización para lograr una prosperidad generalizada ha conducido al resurgimiento del nacionalismo populista, lo que supone amenazas de división y guerras.

La pandemia de la COVID fue el detonante final que ha llevado al mundo a un aumento desenfrenado de la desigualdad. Si no tomamos medidas, el progreso llegará a su fin y nos veremos obligados a retroceder hacia una desigualdad a gran escala que no se ha visto desde el siglo XIX, hasta convertirnos en siervos digitales en granjas que son propiedad de grandes corporaciones. Actualmente, nos enfrentamos a una “tormenta perfecta” de crisis:

  • Las violaciones de los derechos de los trabajadores y los ataques a los sindicatos y a la democracia.
  • La crisis del costo de vida, con una inflación que socava el poder adquisitivo.
  • La discrepancia entre el incremento de la productividad y el aumento de los salarios.
  • Una distribución injusta de la riqueza, en la que los activos de los multimillonarios se disparan mientras los servicios esenciales carecen de financiación suficiente y los trabajadores reciben una remuneración por debajo de los niveles de inflación.
  • Los puestos de trabajo amenazados por la Industria 4.0 y el cambio climático.
  • La crisis de seguridad alimentaria y energética causada por la guerra en Ucrania y el cambio climático.
  • Las alteraciones de las cadenas de suministro, que afectan a la producción en muchos países.
  • Las oleadas migratorias y de refugiados causadas por el colapso económico, el cambio climático y la guerra.
  • La consolidación de nuevos modelos de trabajo precario en muchos más sectores, a través del uso generalizado de los trabajadores de plataformas y de la gestión por algoritmos.