• Este artículo existe en:
  • en
  • es

Las centrales sindicales argentinas alertaron sobre el impacto negativo que el acuerdo tendrá para la producción nacional en general, y para ciertas ramas de producción estratégicas.

Centrales sindicales argentinas rechazan tratado Mercosur-UE

28.02.2018

Las centrales sindicales de Argentina, las dos CTA y la CGT, emitieron un comunicado conjunto donde rechazaron el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE)

Los negociadores del Mercosur y de la UE mantienen reuniones hasta el 2 de marzo en Asunción del Paraguay para acercar posiciones y conseguir la firma de un TLC. En ese contexto, las centrales argentinas emitieron una posición unificada contra el acuerdo.

“La firma de este acuerdo es la sentencia de muerte de nuestra industria nacional” dijeron los trabajadores.

En el documento alertaron a la población sobre el impacto negativo que el acuerdo tendrá para la producción nacional en general, y para ciertas ramas de producción estratégicas. Por ejemplo, señalaron la tecnología, el sistema marítimo y fluvial, obras públicas, compras del Estado, laboratorios medicinales, industria automotriz y economías regionales.

Los representantes sindicales argentinos también mantuvieron una reunión con los jefes negociadores del Acuerdo de Asociación Birregional entre el Mercosur y la UE el 23 de febrero, en el marco de la Reunión del Comité Económico y Social Europeo y el Foro Consultivo Económico y Social del Mercosur con Negociadores del Acuerdo de Asociación UE-Mercosur, en la sede de la Unión Industrial Paraguaya, en Asunción.

Los miembros de los órganos de representación de la sociedad organizada tanto de la UE como del Mercosur (constituida por cámaras empresariales, organizaciones sindicales y organizaciones de la sociedad civil) expusieron sus legítimas preocupaciones. A su vez, exigieron la constitución de un comité mixto de seguimiento para asegurar la participación de la sociedad en el tramo final de las negociaciones y del posterior monitoreo del acuerdo.

Asimismo, solicitaron la inclusión de un capítulo socio-laboral que permita, mediante el diálogo social, encontrar soluciones a los desequilibrios que puedan surgir en el mundo del trabajo como consecuencia del acuerdo.

Los representantes del movimiento sindical del Mercosur y de la UE, representados por la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur y de la Confederación Europea de Sindicatos, también le entregaron a los jefes negociadores una carta donde enumeraron las razones por las cuales no aceptan el acuerdo.

Finalmente, en la carta pidieron tener participación como actores fundamentales en las actuales negociaciones, de modo de que el Acuerdo resulte beneficioso para la clase trabajadora de ambos bloques.