Un trabajador cosechando caña de azúcar en Brasil para la empresa de Shell JV, Raizen. Foto: Shell/Flickr

El tesorero del sindicato, Denilson Ramalho da Silva, ha sido despedido por Raízen debido a sus actividades sindicales.

IndustriALL insta a Shell a intervenir sobre los líderes sindicales despedidos en Brasil

07.03.2018

IndustriALL Global Union ha pedido a Royal Dutch Shell Plc que intervenga en el despido injustificado de tres líderes sindicales en su filial Raízen Energia en Brasil.

Rivael Marcos Batista, presidente; Denilson Ramalho da Silva, tesorero; y Orlando Monegato, director suplente de la Unión de Empleados Rurales de Boa Esperança do Sul, (afiliada a IndustriALL a través de FERAESP), fueron despedidos en las unidades de producción Araraquara y Bocaina de Raizen en el estado de São Paolo.

Los tres sindicalistas recientemente elegidos dicen que la dirección de Raizen los discriminó por su afiliación sindical. Luego fueron despedidos, en diciembre de 2017 y enero de 2018, a pesar de que tienen seguridad en el empleo en virtud de la legislación brasileña como líderes sindicales.

En una carta a Jorrit Van der Togt, vicepresidente ejecutivo de Estrategia de RH, el secretario general de IndustriALL, Valter Sanches, dijo:

“Es imperativo que Raízen Energia readmita a los líderes sindicales despedidos injustamente, deje de perseguir a los trabajadores por su afiliación sindical y establezca un verdadero diálogo con el sindicato, para garantizar el pleno respeto de los derechos de los trabajadores en Raízen Energia.”

Raízen es una empresa conjunta al 50 por ciento fundada en 2010 entre Shell y el productor de bioetanol, azúcar y energía Cosan. Ahora es una de las mayores empresas en cuanto a ingresos en Brasil, y tiene unos 30.000 empleados en 26 plantas. Raízen es el principal productor del país de etanol de caña de azúcar y el principal exportador individual de azúcar de caña en el mercado internacional, además de una de las empresas más importantes en la distribución y venta de combustibles en Brasil

En respuesta a la carta, el Sr. Van der Togt escribió el 1 de marzo:

“Como tal vez sepa, Raizen es una empresa independiente no controlada por el Grupo Royal Dutch Shell. Sin embargo, la ética social y las normas de cumplimiento de Raizen son equivalentes a las de Royal Dutch Shell.”

Van der Togt dijo que la carta de IndustriALL se transmitiría al Departamento de Recursos Humanos de Raizen, para aclarar el asunto.

No obstante, de acuerdo con el sitio web de Shell: “Las entidades y los regímenes sin personalidad jurídica sobre los que Shell tiene control conjunto se denominan en general ‘empresas conjuntas’ y ‘operaciones conjuntas’, respectivamente”, de donde se desprende que Shell tiene realmente control sobre Raízen.

FERAESP afirma que Raízen tiene graves problemas con las condiciones de trabajo de los empleados rurales, incluido el incumplimiento de las normas internacionales, en particular las relativas a los sindicatos. El sindicato también ha planteado serias preocupaciones por las normas de salud y seguridad en Raizen, después de que tres trabajadores murieran en el trabajo en unidades de Barra Bonita, Dois Córregos y Tarumã.

"Las condiciones de trabajo en esas fábricas, bajo el control de Raizen, se han deteriorado”·, dijo el presidente de FERAESP, Jotalune Dias dos Santos, observando que “el ritmo dictado por la industria está dando lugar a accidentes, algunos de ellos fatales para los trabajadores.”

La IndustriALL ha puesto en marcha una campaña mundial contra Shell, exigiendo que la empresa aplique los mismos valores y derechos de los trabajadores en todas sus operaciones, dondequiera que se encuentren.