Ancel Roget del OWTU entrega la carta a un representante del gobierno

Los sindicatos piden un cierre nacional de la producción y servicios

Reunión pública en Cedros este lunes

Sindicatos de Trinidad y Tobago realizan campaña unida para impedir la venta de la refinería

05.09.2018

Sindicatos en Trinidad y Tobago piden se paralicen, este viernes, todas las actividades laborales en el país con el fin de protestar contra los planes del gobierno de cerrar la refinería de Petrotrin. Un ministro del gobierno ha advertido que los trabajadores/as que tomen estas medidas podrían ser multados o encarcelados.

Ya se está en pie de guerra, acalorándose la retórica en la batalla por la única refinería de Trinidad y Tobago, de propiedad pública de la petrolera estatal Petrotrin. Este país caribeño enfrenta una gran crisis de las relaciones laborales ante el peligro de la suspensión de la economía nacional este viernes. La semana pasada, el gobierno informó que cerraría la refinería, con la pérdida de 2.500 puestos de trabajo.

Los trabajadores/as de la refinería están representados por el Sindicato de Trabajadores de Yacimientos de Petróleo (OWTU, organización afiliada a IndustriALL Global Union). OWTU rechazó indignado una oferta que el gobierno propuso a los trabajadores/as este domingo. En esa oferta, el gobierno señala que la refinería no cerrará si el sindicato se convierte en su comprador. Sin embargo, los sindicalistas piensan que esa oferta es una triquiñuela engañosa.

Por otra parte, Ancel Roget, presidente general del sindicato, dijo al respecto: “La verdad es que el gobierno ya tiene un potencial comprador de la refinería”.

El lunes, después de rechazar la oferta del gobierno, los representantes de 12 sindicatos de Trinidad y Tobago entregaron una carta al presidente, solicitando una reunión urgente para conversar sobre el cierre de la refinería. La carta recordaba al presidente que los despidos son una violación de un memorando de acuerdo firmado con el sindicato, y pide que la reestructuración sea debatida en el parlamento.

Los sindicatos representan a los trabajadores/as tanto del sector público como privado, incluyendo funcionarios públicos, enfermeros/as, agricultores, conductores de camiones y trabajadores de banco. El Sindicato de Trabajadores Marítimos y Portuarios, organización afiliada a IndustriALL, se encontraba entre los signatarios.

En demostración de apoyo al OWTU, el presidente de la Asociación de Servicios Públicos, Watson Duke, hizo un llamamiento a sus miembros en aduanas e inmigración, recaudación de ingresos y otras áreas de servicios públicos para que se queden en casa, observando un día de "descanso y reflexión". En lugar de declarar la huelga, los sindicatos piden a sus miembros que llamen para pedir permiso por enfermedad ese día.

Después de que el ministro de la administración pública amenazara a los trabajadores/as con la cárcel si no se presentaban a trabajar ese día, los dirigentes sindicales respondieron airadamente con gritos de "¡Adelante!" y "¡Construyan una cárcel más grande!"

Por su parte, Diana Junquera Curiel, Directora del sector de energía de IndustriALL, afirmó:

“El gobierno de Trinidad y Tobago está enfrentando una crisis política y de relaciones laborales completamente creada por ellos mismos. Con este solapado intento de privatizar un activo estratégico importante para el país, el gobierno ha logrado unir a todo el movimiento sindical en su contra.

“Ya pasó el momento de hacer poses. El gobierno debe permitir que el OWTU participe en negociaciones para establecer un plan auténtico de reestructuración”.