Empleados de Rustavi Azot junto con un abogado en la audiencia

Empleados de Rustavi Azot junto con un abogado en la audiencia

Empleados de Rustavi Azot junto con un abogado en la audiencia

El tribunal falla a favor de los trabajadores de la química en Rustavi Azot en Georgia

05.04.2018

Un tribunal local de Georgia ha dictaminado que 56 empleados de la planta química Rustavi Azot deben ser readmitidos, y que la empresa debe pagarles los sueldos pendientes de más de un año.

La victoria jurídica se logró con el apoyo del Sindicato de Trabajadores de la Metalurgia, la Minería y la Industria Química de Georgia (TUMMCIWG), afiliado a la IndustriALL Global Union.

Los 56 trabajadores fueron despedidos ilegalmente a comienzos de 2017, al no renovarse el contrato de 335 trabajadores de una fuerza de trabajo de 2.000 al cambiar de propiedad la empresa.

En la audiencia, la empresa alegó que los despidos los realizó el propietario anterior, por lo que negó toda responsabilidad respecto a los trabajadores excluidos.

Sin embargo, los abogados de la Confederación de Sindicatos de Georgia demostraron que la nueva dirección había asumido toda la responsabilidad el 1 de enero de 2017, por lo que era responsable de los despidos masivos del 25 de enero de 2017.

Si bien 279 trabajadores aceptaron una indemnización de la empresa, 56 decidieron recurrir a los tribunales.

Tamaz Dolaberidze, presidente del TUMMCIWG, dijo:

“La decisión del tribunal de la ciudad de Rustavi es justa, y no podría ser de otra manera. Ahora el deseo y el atractivo de adherirse a un sindicato han aumentado considerablemente entre los empleados, pues durante todo el año los trabajadores esperaban conocer el resultado del juicio.”

La dirección anunció su intención de recurrir la decisión del tribunal, pero hasta ahora no hecho nada.

Tamaz Dolaberidze agregó:

“Instamos a la empresa a readmitir a los trabajadores como prueba de buena voluntad, en vez de iniciar otro proceso judicial que solo serviría para prolongar las readmisiones.”

En febrero de 2017, el  TUMMCIWG denunció la opresión que sufren los miembros sindicales en la fábrica, y la IndustriALL llevó a cabo una acción de solidaridad internacional en apoyo de los trabajadores de Rustavi Azot. Posteriormente, en noviembre de 2017, el sindicato, junto con la IndustriALL, puso en marcha en línea una campaña en LabourStart contra la represión sindical en la empresa.

Vadim Borisov, secretario regional de la IndustriALL, comentó:

“Felicitamos a nuestro afiliado georgiano por esta victoria y esperamos que anime a los empleados de Rustavi Azot a hacerse miembros del sindicato, que ha demostrado la capacidad de proteger efectivamente los derechos y los intereses de los trabajadores.”