• Este artículo existe en:
  • en
  • es
  • fr

Asociación de Personal Administrativo del Sector del Petróleo y Gas Natural de Nigeria (PENGASSAN)

Oficinas del Sindicato Nacional de Trabajadores del Petróleo y Gas Natural (NUPENG)

Sindicatos de petróleo y gas de Nigeria combaten el trabajo precario

08.08.2017

En los últimos 18 meses, dos sindicatos de Nigeria afiliados a IndustriALL Global Union han logrado sindicalizar a unos 7.500 trabajadores/as a contrata y eventuales. Esta labor ha contado con importante apoyo de un proyecto sindical destinado a combatir el trabajo precario.

La campaña contra el trabajo precario realizada por el Sindicato Nacional de Trabajadores del Petróleo y Gas Natural (NUPENG) y la Asociación de Personal Administrativo del Sector del Petróleo y Gas Natural de Nigeria (PENGASSAN) ha sido una ardua lucha contra empresas multinacionales de este mencionado sector, que en todo momento se han opuesto al cambio de política al respecto.

Este proyecto sindical destinado a combatir el trabajo precario en Nigeria, con el apoyo de los afiliados de IndustriALL, FNV (Países Bajos), CSC-BIE (Bélgica) y FCE-CFDT (Francia), forma parte de un proyecto más amplio sobre el trabajo precario que también incluye Camerún y Senegal. Además incluía apoyo para desarrollar el taller de NUPENG y PENGASSAN que se llevó a cabo en Lagos en julio de 2017, con el objetivo de reforzar la capacidad de los activistas y delegados sindicales para organizar sindicalmente a los trabajadores/as precarios.

Tanto NUPENG, que representa a los empleados no especializados, y PENGASSAN, que representa al personal de alta capacitación, tienen una larga historia de lucha contra la precariedad  laboral y se oponen al trabajo a contrata en el sector del petróleo y gas en Nigeria. Las principales empresas multinacionales de petróleo y gas que operan en Nigeria, incluyendo Royal Dutch Shell, ConocoPhillips, ExxonMobil, Chevron, Agip y otras, comenzaron la subcontratación de puestos de trabajo en las décadas del 80 y 90. En la actualidad, los trabajadores/as contratados por agencias y subcontratados constituyen la mayor parte de la fuerza de trabajo del sector del petróleo y del gas.

Titánica labor

La sindicalización de trabajadores/as precarios en la cadena de suministro de petróleo y gas en Nigeria constituye una tarea titánica. Las empresas multinacionales y contratistas impiden que los trabajadores/as puedan afiliarse a los sindicatos; a la vez, las asociaciones comunitarias recurren a intermediarios para negociar la contratación y ascensos de sus miembros en las compañías petroleras. Esto debilita indirectamente a los sindicatos. Las empresas del sector tienden a recurrir cada vez más a contratistas, que fomentan la fragmentación de la fuerza de trabajo. Algunas empresas contratistas no son más que entidades “tapaderas”, sólo de nombre, lo que les permite evitar sus obligaciones legales. Peor aún, los activistas sindicales son objeto de ataques e incluso secuestros.

Las empresas multinacionales han sustituido el empleo directo por contratos a través de terceras partes, lo cual destruye la seguridad laboral y los beneficios de empleo permanente, además de contribuir al mayor empobrecimiento de los trabajadores/as. Por otro lado, estos contratos también suelen tener una duración de sólo tres meses, lo cual hace difícil que los trabajadores/as se afilien a un sindicato, por temor a represalias y que no se renueven sus contratos. En efecto, las multinacionales que actúan en confabulación con terceras partes han intentado socavar la legislación laboral de Nigeria, tratando de limitar el derecho de los trabajadores/as a afiliarse a los sindicatos. Es difícil combatir este sistema de trabajo a contrata debido a la ineficacia del sistema judicial en Nigeria, que retrasa la consideración de casos laborales en los tribunales.

Debido a la falta de inversión, Nigeria cuenta con una estructura de refinería anticuada, a consecuencia de lo cual, al exportarse el crudo, el país pierde puestos de trabajo. Además, las refinerías de propiedad estatal operan a menos del 30% de su capacidad. Se pierden más puestos de trabajo en el sector petroquímico debido a los conflictos sociales y políticos en curso, por actividades delictivas que dañan los oleoductos y disturbios sociales relacionados con el petróleo.

Frenar la externalización
 

Los sindicatos crearon una plataforma conjunta llamada NUPENGASSAN, con el fin de ayudarse mutuamente en la labor de organizar, en sindicatos locales, a los trabajadores/as contratados por agencias y subcontratados en el sector del petróleo y el gas. Gracias a este proyecto, los dos sindicatos han logrado la sindicalización de miles de trabajadores/as precarios en los sectores de las etapas de producción antes y después de la refinación del crudo. Además, en 2016, los sindicatos lograron obtener puestos de trabajo permanentes para 200 trabajadores/as a contrata. La solidaridad de los trabajadores/as de la cadena de suministro también desempeñó un papel importante al permitir que NUPENG apoyara la sindicalización de trabajadores/as a contrata. Por ejemplo, el NUPENG movilizó a los conductores de camiones cisterna, quienes organizaron bloqueos en empresas que se resistían a los intentos del sindicato de organizar sindicalmente a los trabajadores/as a contrata. Gracias a esta acción de los conductores, la administración de las empresas finalmente acordó reconocer a los sindicatos.

En el sector del petróleo y gas en Nigeria, predomina la negociación colectiva a nivel de empresas individuales y, en base a eso, las empresas multinacionales del sector no reconocen el derecho de los trabajadores/as a contrata a tener la protección de convenios colectivos que la negociación colectiva establece para los empleados directos. Por ejemplo, PENGASSAN y Shell Nigeria tienen un convenio que sólo cubre a los trabajadores/as del negocio principal de la compañía (4.500 empleados permanentes); sin embargo, la empresa cuenta con más de 50.000 trabajadores/as a contrata. Con el fin de eliminar esta práctica, PENGASSAN y NUPENG establecieron negociaciones colectivas con los múltiples contratistas de las diferentes empresas multinacionales.

Los dos sindicatos han estado presionando para que se establezcan foros de contratistas laborales en empresas del sector de producción antes de la refinación del crudo. Estos foros constituyen un organismo amplio de coordinación en las empresas que permite que los contratistas realicen negociaciones con el sindicato que representa a los trabajadores/as a contrata. En los sectores de producción después de la refinación del crudo, los sindicatos también realizan negociaciones con las asociaciones de vendedores en nombre de la fuerza de trabajo de múltiples empresas.

Debido al alto nivel de desempleo en Nigeria, las empresas del sector de petróleo y gas aprovechan este hecho, explotando a la fuerza de trabajo. Miles de trabajadores/as llevan muchos años sin contratos de trabajo, laborando para contratistas de las multinacionales. Hay grandes diferencias en las condiciones de trabajo entre los empleados permanentes y los trabajadores/as precarios. El personal de plantilla goza de muchos beneficios, incluyendo atención médica gratuita, pago por maternidad, bono de Navidad, subsidio por vacaciones, participación en beneficios de la empresa, bonificación por rendimiento y subsidio de alquiler. En cambio, los trabajadores/as precarios frecuentemente ganan, por un mismo trabajo, apenas un 10% del salario de un empleado permanente. La mayoría de estos trabajadores/as no tiene acceso a atención médica gratuita ni al plan de pensiones, ni gozan de la misma protección de salud y seguridad.

Gracias a la constante presión ejercida por PENGASSAN y NUPENG, en 2011 el Ministerio Federal de Trabajo y Productividad produjo las Directrices sobre la administración del trabajo y la contratación y externalización del personal en el sector del gas y del petróleo. Aunque estas directrices no se publicaron en forma oficial debido a la caída del gobierno, este documento sigue siendo un punto de referencia para los sindicatos. Las directrices incluyen, en particular, disposiciones para la restricción de la subcontratación de empleos que no sean clave para la empresa; respeto de los convenios colectivos; y negociación colectiva obligatoria entre los contratistas y sus empleados. Las directrices también estipulan que el personal a contrata con contratos por trabajo de mano de obra / trabajo manual debe afiliarse a NUPENG o PENGASSAN. Los dos sindicatos continúan luchando para que estas directrices sean aprobadas por el gobierno, pero se avanza de modo terriblemente lento.

Por su parte, Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL Global Union, señaló:

Es inaceptable el modo como se explota a los trabajadores a contrata en la cadena de suministro de petróleo y gas en Nigeria.

“Desafortunadamente, el empleo precario sigue propagándose, sin embargo para poner fin a esta práctica, seguiremos apoyando a nuestros afiliados, como NUPENG y PENGASSAN, en todo el mundo. En las campañas que han realizado, nuestras redes sindicales en los sectores del petróleo y del gas dieron prioridad a la lucha contra el trabajo precario. Van a participar activamente en las protestas contra el trabajo precario en octubre de 2017, de acuerdo con la realización de un día de acción mundial, convocado por IndustriALL”.