Jump to main content
IndustriALL logotype

Qué pueden hacer los sindicatos para detener la violencia doméstica

2 marzo, 2021PARTE 3: "la violencia doméstica y el papel de los sindicatos". Como sindicatos, necesitamos un plan de acción para abordar la violencia doméstica; así es como podemos hacerlo.

La violencia doméstica incluye todos los actos de violencia física, sexual, psicológica o económica que ocurren dentro de la familia o unidad doméstica o entre cónyuges o parejas anteriores o actuales. La violencia doméstica es un patrón de comportamiento utilizado por una persona para controlar o dominar a otra con quien tiene o ha tenido una relación íntima o de tipo familiar.

 

16. ¿Por qué los empleadores deben abordar el impacto de la violencia doméstica en el trabajo?

La violencia doméstica puede afectar gravemente la salud, el bienestar y la seguridad de los trabajadores afectados. Todos los empleadores tienen un “deber de cuidado” hacia sus empleados. Las leyes de salud y seguridad garantizan que los trabajadores tengan derecho a trabajar en un entorno seguro donde los riesgos para la salud y el bienestar se tengan en cuenta y se resuelvan de manera eficaz. Los asesinatos de víctimas en su lugar de trabajo muestran cuán graves pueden ser las consecuencias de la violencia doméstica en el ámbito laboral.

Se puede considerar que un empleador ha incumplido su deber de cuidado al no hacer todo lo razonablemente posible, según las circunstancias, para mantener a su empleado sano y salvo.

El abuso doméstico resulta en una disminución de la productividad y un aumento de las ausencias, los errores y la rotación de personal. A su vez, afecta a otros miembros del personal que pueden tener que reemplazar a colegas ausentes o no productivos; sentir resentimiento hacia las víctimas/sobrevivientes; tratar de proteger a las víctimas/sobrevivientes de visitas y llamadas telefónicas no deseadas; sentirse indefensos y distraídos de su trabajo, y temer por su propia seguridad.

En el documento acerca de las perspectivas de género de la ONU sobre la debida diligencia en materia de derechos humanos establece que las empresas deben desarrollar medidas y soluciones que sean “transformadoras”, es decir, capaces de “realizar cambios sistemáticos en las estructuras de poder discriminatorias”. Cuando las empresas comunican que la violencia doméstica y el abuso son inaceptables, esto puede tener un efecto complementario: enviar un mensaje contundente a la comunidad en general y contribuir a cambiar las normas sociales que dan como resultado la aceptación de la violencia doméstica como algo normal.

Fuentes: Apoyo en el lugar de trabajo para víctimas de abuso doméstico, TUC; Abuso y violencia doméstica: un problema sindical, una guía de UNISON; Perspectivas de género en los principios rectores sobre las empresas y los derechos humanos.

17. ¿Por qué los sindicatos deben tomar medidas?

Para las víctimas/sobrevivientes de violencia doméstica, el trabajo representa un refugio lejos de sus abusadores, en donde su trabajo y capacidades pueden ser valorados y las interacciones con los colegas hacen que disminuya su aislamiento. El trabajo también representa una fuente de ingresos e independencia financiera.

La violencia doméstica afecta el desempeño laboral y la víctima/sobreviviente puede enfrentarse a sanciones y al despido. Nadie debería perder su trabajo o sus ingresos como resultado de sufrir abuso doméstico. Al perder su fuente de ingresos, las personas pierden su independencia, lo que les hace más difícil dejar a sus abusadores. Los sindicatos deben defender los derechos de estos miembros y trabajadores.

La solidaridad y la igualdad son los pilares principales del trabajo sindical. La violencia contra la mujer es una expresión radical de la discriminación. Los sindicatos deben encontrar formas de apoyar y proteger a los trabajadores víctimas/sobrevivientes de violencia doméstica.

La violencia doméstica también es un problema de salud y seguridad, que representa un riesgo tanto para las víctimas/sobrevivientes como para sus compañeros de trabajo.

Fuentes: Apoyo en el lugar de trabajo para víctimas de abuso doméstico, TUC; La violencia doméstica va a trabajar todos los días: una guía de negociación, OFL; Rompiendo el silencio, una guía para las afiliadas de la UITA.

18. ¿Por qué los empleadores deben abordar el impacto de la violencia doméstica en el trabajo?

Los sindicatos deben concientizar y educar a los miembros y trabajadores acerca del impacto de la discriminación y la desigualdad de género. Deben desafiar los estereotipos de género y las normas sociales que generan y justifican la violencia contra la mujer, incluida la violencia doméstica.

Para poner fin a la violencia de género, el C190 pide un “enfoque que tenga en cuenta las cuestiones de género” y que “aborde las causas subyacentes y los factores de riesgo, entre ellos los estereotipos de género, las formas múltiples e interseccionales de discriminación y el abuso de las relaciones de poder por razón de género”.

Los sindicatos también deben tomar medidas para condenar todas las formas de violencia de género, incluida la violencia doméstica, y generar conciencia sobre este problema estableciendo, por ejemplo, una política interna, un código de conducta o una declaración de igualdad para promover un ambiente sindical libre de violencia y acoso; publicando artículos o material sobre violencia doméstica y el lugar de trabajo, y colaborando con organizaciones y asociaciones de la sociedad civil que luchan contra la violencia doméstica.

La responsabilidad principal de abordar la violencia doméstica es de los gobiernos. Los sindicatos han hecho campaña, junto con las organizaciones y asociaciones de la sociedad civil, para lograr licencias remuneradas y otras disposiciones legales. Por ejemplo, en Filipinas y Nueva Zelanda, se realizaron campañas intensas que condujeron a la inclusión de diez días de licencia remunerada para las víctimas/sobrevivientes de violencia doméstica, mientras que en Australia se lograron cinco días de licencia sin goce de sueldo y, en Canadá, cinco días de licencia remunerada en casi todas las provincias.

Consulte cuáles son las leyes vigentes en materia de violencia contra la mujer en su país.

Los sindicatos también han presionado a los gobiernos para que ratifiquen el Convenio 190 de la OIT y garanticen que los gobiernos y los empleadores se tomen en serio su deber de cuidar a los trabajadores afectados por la violencia doméstica, ya sean lugares de trabajo públicos o privados.

Fuentes: Trabajadoras que enfrentan violencia doméstica: hacer campaña para obtener apoyo económico, UNIFOR; Convenio 190 de la OIT, Campaña “¡No vamos a esperar!”, del ACTU, Australia.

19. ¿Cómo pueden los sindicatos apoyar a los miembros y trabajadores?

Las víctimas/sobrevivientes se esfuerzan de manera considerable para ocultar lo que les sucede, especialmente en el lugar de trabajo. Muy a menudo, las mujeres sufren en silencio, ya que están demasiado asustadas o quizás demasiado avergonzadas para buscar ayuda. Los miembros que confían en que el sindicato puede hacer frente a la violencia doméstica y defender a las víctimas tienen más probabilidades de denunciar la situación y acudir a un representante sindical de confianza.

Al demostrar que les importa, los representantes sindicales pueden ayudar a romper el aislamiento de las víctimas. Es esencial que cualquier persona que denuncie un maltrato esté segura de que tal denuncia será tomada en serio y escuchada. Es importante que el sindicato capacite a sus representantes para reconocer signos de violencia doméstica, escuchar y ofrecer apoyo confidencial a las víctimas y sobrevivientes, así como contactarlas con los servicios disponibles.

Los sindicatos han elaborado pautas y capacitaciones para sus representantes y delegados a fin de garantizar que sus intentos de ayudar no generen más daño o sean contraproducentes y expongan a alguien a un peligro mayor. Un ejemplo de ello son las pautas para los delegados sobre qué hacer y qué NO hacer del sindicato AMWU.

Unifor, en Canadá, negoció un programa de Defensores de la Mujer que ahora cuenta con más de 400 defensores de mujeres en lugares de trabajo en todo el país. El empleador costea la formación y proporciona un espacio en la oficina para representantes sindicales especializados que ayudan a las mujeres que sufren acoso o violencia en el trabajo o en su vida personal. Los defensores ofrecen apoyo confidencial y libre de prejuicios, explican las opciones disponibles en la comunidad y el lugar de trabajo y ayudan a la persona afiliada al sindicato a transitar por estos sistemas. Los defensores están capacitados para reconocer signos de abuso, realizar recomendaciones y trabajar junto con el empleador para elaborar un plan de seguridad.

20. ¿Qué negociar con los empleadores a través de la negociación colectiva?

El desarrollo de una política laboral sólida en materia de violencia doméstica es fundamental para abordar el impacto de este tipo de maltrato en el trabajo. Los empleadores deben elaborarla de la mano de los comités de salud y seguridad o los representantes de los trabajadores.

Estas políticas deben incluir lo siguiente:

  • una declaración en contra de la violencia doméstica
  • capacitaciones y sesiones de concientización para el personal de recursos humanos y los gerentes, así como para los empleados, acerca de la manera de reconocer los signos de violencia doméstica y cómo responder a ellos de manera segura y apropiada
  • medidas de protección y modalidades de trabajo para las víctimas/sobrevivientes
  • protección contra represalias o discriminación por motivo de la denuncia
  • una cláusula de estricta confidencialidad
  • estrategias de seguridad en el lugar de trabajo, que incluyan evaluaciones de riesgos y planes de seguridad para las víctimas/sobrevivientes y sus colegas, cuando se denuncia la violencia doméstica

Los sindicatos también pueden negociar para incluir la violencia doméstica en los convenios colectivos en todos los niveles o a nivel nacional, regional, sectorial, empresarial o del lugar de trabajo, así como en las políticas sobre violencia y acoso en el ámbito laboral.

Asimismo, pueden incluir la violencia doméstica como un ejemplo de violencia cubierta por el convenio colectivo o las políticas, así como negociar términos independientes que reconozcan la violencia doméstica como un motivo de preocupación importante en el lugar de trabajo y que requiere medidas específicas de protección y seguimiento. Al nombrar abiertamente la violencia doméstica en las políticas de salud y seguridad en el lugar de trabajo, se logra un avance a favor de desestigmatizar la violencia doméstica.

Las medidas de protección para las víctimas/sobrevivientes podrían incluir lo siguiente:

  • protección temporal contra el despido para víctimas/sobrevivientes
  • modalidades de trabajo para adaptar sus horarios, el uso de pseudónimos, y horarios flexibles de trabajo
  • permitir los cambios necesarios para protegerse de los abusadores que se aprovechan del conocimiento de sus horarios y lugares de trabajo

La licencia específica para las víctimas/sobrevivientes de violencia doméstica es clave, ya que les permite retirarse y hacer frente a cualquier procedimiento legal, así como acceder a apoyo, servicios y recursos, y establecerse en otro lugar de forma segura.

Además de las disposiciones vigentes sobre licencias, los sindicatos deben negociar un mínimo de diez días de licencia remunerada al año, prorrogada en circunstancias excepcionales, ya que ninguna persona sobreviviente de violencia doméstica debería tener que elegir entre su trabajo y su seguridad y la de su familia. Si los empleadores no están de acuerdo con las disposiciones con respecto a la licencia remunerada, una licencia sin goce de sueldo es, por el momento, la postura a adoptar por defecto, siempre que el puesto de trabajo del o de la sobreviviente esté garantizado.

Fuente: Violencia doméstica: una guía para el lugar de trabajo, TUC; Guía de negociación sobre cómo abordar la violencia doméstica en los convenios colectivos, USW; Abuso y violencia doméstica: una guía para negociadores, de Unite the Union; La violencia doméstica va a trabajar todos los días: una guía de negociación, OFL; Guía sobre la violencia doméstica y el lugar de trabajo, CUPE; Texto modelo para convenios colectivos, CLC; Informe para los afiliados de la IUF.

 

21. ¿Qué pueden hacer los sindicatos durante los confinamientos y ante el aumento del teletrabajo?

Frente al aumento de violencia doméstica, los sindicatos han comunicado activamente los medios para contactar los servicios de asistencia y emergencia para las víctimas/sobrevivientes de este tipo de maltrato. También han estado presionando a los gobiernos para que aumente el apoyo a los refugios y los servicios de asistencia para las personas en situaciones de violencia de género, así como para que establezcan un fondo destinado a garantizar la salida de las mujeres de la espiral de violencia.

El aislamiento social significa que las personas en riesgo tienen menos contacto con las personas que normalmente podrían detectar signos de abuso. Los representantes o compañeros de trabajo pueden tener mayores posibilidades de ayudar, ya que tienen un pretexto para hablar “a puertas cerradas” y comunicarse con las personas por vía telefónica o videollamada.

Los delegados sindicales pueden mantenerse en contacto con las y los miembros a través de los canales de comunicación del sindicato, sitios web y mensajes de texto para preguntarles si se sienten seguros en sus hogares. Los sindicatos deben difundir información de manera periódica acerca de las medidas de seguridad relacionadas con la violencia doméstica y de cómo buscar ayuda. A su vez, los representantes pueden detectar signos de posible violencia doméstica y apoyar a las víctimas y sobrevivientes que se quedan en casa debido al confinamiento y al teletrabajo.

Los sindicatos también deben trabajar y negociar con los empleadores para encontrar nuevas formas de brindar apoyo a las víctimas/sobrevivientes de este tipo de violencia que trabajan desde su casa y adaptar y/o introducir planes de seguridad en los entornos domésticos/laborales.

Fuentes: Pautas del TUC para representantes: abuso doméstico y coronavirus; Pautas para el sindicato de [email protected]

22. ¿Qué hacer si el autor de la violencia doméstica es un trabajador y/o miembro del sindicato?

Encontrar soluciones al problema de tratar con abusadores que pueden ser colegas, miembros o representantes del sindicato es una cuestión importante y complicada.

Es posible que los abusadores usen el tiempo o las herramientas de trabajo para enviar mensajes abusivos o para planificar y llevar a cabo actos violentos. También pueden estar preocupados o distraídos, lo que afecta su desempeño laboral. Es responsabilidad del empleador proporcionar un entorno de trabajo seguro y responsabilizar a los trabajadores involucrados en comportamientos abusivos.

Es posible que deban aplicarse sanciones y medidas disciplinarias, que incluyen los despidos. Los empleadores pueden ayudar a los autores de la violencia a poner fin a su comportamiento abusivo. Las medidas disciplinarias pueden incluir su participación en programas de tratamiento/orientación para abusadores.

Es importante que el sindicato cuente con pautas claras para los dirigentes y representantes sindicales sobre cómo entablar conversaciones y lidiar con los miembros que cometen actos de violencia doméstica. Los sindicatos pueden sugerir a sus representantes que, si conocen a un colega o miembro que creen que puede cometer abuso doméstico, se comuniquen con ellos y les indiquen cómo obtener ayuda.

En situaciones en las que sean necesarias medidas disciplinarias, se puede exigir al sindicato que represente a los autores. Los representantes sindicales deben analizar todas las opciones para adaptarse de forma razonable. El abusador debe saber que el comportamiento es incorrecto y que no será tolerado.

Si la víctima/sobreviviente y el autor de la violencia trabajan en la misma empresa, es posible que sea necesario tomar medidas para garantizar que no estén en contacto en el lugar de trabajo. También puede que sea necesario tomar medidas, tales como un cambio de funciones para uno o ambos empleados o retirarles el acceso a la información.

Fuentes: Pautas del TUC para representantes: abuso doméstico y coronavirus; La violencia doméstica va a trabajar todos los días: una guía de negociación, OFL; Pautas para el sindicato de [email protected]